Atados a la Luna
La puerta sin llave

Crecimiento, Crecimiento personal, STROLOGÍA

Atados a la Luna

9 octubre 2020. 8:00 am

Publicado por


Descubre los patrones, apegos y creencias emocionales implícitos en tu signo lunar y aprende a soltarlos

De bebés somos incapaces de valernos por nosotros mismos y en nuestra madre y padre principalmente, buscamos a alguien que nos nutra, nos sostenga, nos cuide, nos proteja y nos de ese amor incondicional que nos hace sentir seguros y felices. Todo esto, que en nuestra carta natal representa el arquetipo de la Luna, nos hace sentir tan bien que nos apegamos a esos seres que colman nuestras necesidades y nos cuidan y aman.

Vamos creciendo y, en teoría, aprendiendo a cuidarnos, sostenernos, nutrirnos y querernos a nosotros mismos como seres adultos e interrelacionándonos con los demás desde nuestra individualidad. Pero este proceso es complejo, más para unos que para otros, y podemos pasar la vida apegándonos a personas, patrones y experiencias que nos proporcionan esa conocida y confortable sensación de seguridad que nuestra luna tanto anhela. 

podemos pasar la vida apegándonos a personas, patrones y experiencias que nos proporcionan esa conocida y confortable sensación de seguridad que nuestra luna tanto anhela

Atados a la Luna
Foto:wenmei Zhou

Tomar conciencia de esos apegos es el primer paso para ir soltándolos, con el fin de poder vivir una vida plena y feliz desde nuestra esencia e identidad propias. Hay apegos más tangibles a personas, vivencias o proyectos materiales que nos es más fácil identificar y trabajar si están interfiriendo en nuestra evolución personal. Pero hay otros intangibles, mucho más difíciles de soltar , en forma de creencias, hábitos y patrones, que nuestra luna nos transmite y que habitan en nuestro ADN emocional.  Vamos a identificar algunos de estos apegos en función del signo en el que esté tu luna.

Tomar conciencia de esos apegos es el primer paso para ir soltándolos, con el fin de poder vivir una vida plena y feliz desde nuestra esencia e identidad propias

Te recomiendo que primero busques, si no lo sabes ya, la posición de tu Luna en tu carta natal aquí para descubrir el patrón emocional de tu signo lunar y poder empezar a sanarlo.

Atados a la Luna

1.

La luna en Aries 

Nos habla de supervivencia y de libertad Es una luna guerrera, siempre en guardia y dispuesta a luchar por sus necesidades y por su individualidad. El apego de esta luna se basa en un patrón relacionado con el miedo a ser dominada o controlada por los demás y, ante ello, está dispuesta a reaccionar y a defenderse. Entiende que, para ser amada, necesita de esa reactividad, rabia e incluso pelea. Es necesario que se dé cuenta que la empatía, la negociación o la paciencia son necesarias a la hora de relacionarnos con el otro y poder así ir soltando ese hábito de mostrarse siempre a la defensiva para ser amada.

  • Afirmación: “Empatizar y negociar me beneficia más que imponerme y luchar”
Atados a la Luna

2.

La luna en Tauro

Se siente segura emocionalmente a través de lo tangible y lo físico. Necesita “tener” y se apega a lo material, a la buena mesa, a una casa, a los regalos, a la naturaleza, a aquello que les es placentero y que puede disfrutar a través de los sentidos. Su patrón lunar implica un miedo a quedarse sin todas estas cosas tangibles que es lo que le proporcionan confort y seguridad. Su aprendizaje pasa por soltar ese apego a lo material y darse cuenta que es amada por “ser” y no por “tener”. También necesita soltar un excesivo enganche a la estabilidad y abrirse a los cambios y a la flexibilidad que los ciclos de la vida van demandando.

  • Afirmación: “Me amo y me aman por lo que soy, no por lo que tengo”
Atados a la Luna

3.

La luna en Géminis

Necesita comunicar, hablar y verbalizar sus sentimientos y emociones, más que sentirlos. Su miedo radica principalmente en no poder expresarse, en no ser escuchada. Posee un patrón implícito de no ser aceptada por los demás por lo que piense o diga, así como una necesidad de entender lo que siente. Intenta analizar los conflictos emocionales desde un ámbito básicamente racional y eso provoca una importante desconexión de su cuerpo y del sentir emociones. Ha de entender que, cuando hablamos de emociones, no todo tiene siempre una explicación mental y ha de aprender a conectar más con su corazón y con su cuerpo, aunque le abrume el ser incapaz de encontrar una explicación lógica a lo que le sucede.

  • Afirmación: “Aunque necesito entender, a veces sentir es suficiente”
Atados a la Luna

4.

La luna en Cáncer 

Necesita cuidar y ser cuidada. Este patrón lunar es muy propenso a apegos y vínculos muy profundos con parejas, hijos y familiares. Esta luna se siente segura en un nido familiar de calidez, amor y protección y su miedo radica, precisamente, en no ser amada, sostenida y nutrida y en no tener a nadie a quien amar y nutrir. Este temor puede generar apegos exagerados y hasta cierta posesividad hacia los demás. Su aprendizaje pasa por tomar conciencia que ella sola se basta para nutrirse y sostenerse a sí misma. De esta forma, podrá también sostener a los demás desde un vínculo mucho más sano.

  • Afirmación: “Me amo, me nutro y me sostengo”
Atados a la Luna

5.

La luna en Leo

Desea brillar, expresarse y ser vista desde su autenticidad. Es una luna creativa y generosa que tiene miedo a no ser aceptada, reconocida o valorada por los demás. Por ello, en sus relaciones demanda esa valoración y protagonismo de forma casi continuada. Su patrón lunar le hace creer que si no obtiene un reconocimiento externo no será amada. Necesita que los demás la hagan sentir única y especial. Su aprendizaje pasa por soltar ese patrón de necesidad de valoración y quererse a sí misma tal y como es, única y especial, sin necesidad de compararse o de necesitar acaparar la atención de su entorno.

- Afirmación: “Valoro mi autenticidad y generosidad sin necesidad que los demás la reconozcan”

Atados a la Luna

6.

La luna en Virgo

Tiene como patrón un mandato muy claro que le hace creer que, para ser amada, ha de ayudar a los demás, hacer cosas que sean útiles y prácticas y ser, en definitiva, perfecta.  Es la luna de aquellos niños buenos y obedientes que creían que, siendo así, era como conseguían el amor de sus padres. Es una luna que necesita orden y estructura y muy sensible a las críticas externas. En este caso, es necesario soltar esa necesidad de crítica y perfeccionismo para con uno mismo y con los demás, preguntarse para qué necesita ayudar a los demás y saber que, a veces, poner límites es necesario par ayudarnos a nosotros mismos en primer lugar.

  • Afirmación: “Honro mis imperfecciones que me hacen ser perfecta”
Atados a la Luna

7.

La luna en Libra

Se siente segura en entornos equilibrados y armónicos, ya sea desde el punto de vista estético como social o personal. Es una luna herida por las desigualdades y las injusticias de un pasado, que trae en su ADN de alma. Por ello, evita entrar en conflicto con los otros en sus relaciones. Eso es precisamente lo que esa luna necesita soltar: el miedo al rechazo y al desacuerdo. Su aprendizaje pasa por conectar con sus emociones y su verdad y expresar lo que le gusta y le disgusta, pese a que ello genere desagrado o reticencia en los otros. Para ser aceptada por los demás, esta luna debe aceptarse primero a sí misma con sus propios conflictos internos.

  • Afirmación: “Los límites y la asertividad me hacen estar en armonía conmigo mism@”
Atados a la Luna

8.

La luna en Escorpio

Habita en las profundidades del alma. Es una luna compleja de pasiones intensas, apegos emocionales y obsesiones. Es también una luna altamente alquímica y transformadora que es capaz de renacer, reconstruirse y transformarse. Para hacerlo, ha de aprender a soltar el miedo a su propia oscuridad, ya que la sanación de todas esas heridas y experiencias que acarrea consigo vendrá de ese cambio de la oscuridad a la luz, que solo es posible cuando uno se hace consciente y responsable de su propia sombra. Es una luna que necesita soltar aquellos patrones de negatividad, control y resentimiento y abrazar el perdón y el amor sano.

  • Afirmación: “Reconocer y trabajar mis miedos me sana”
Atados a la Luna

9.

La luna en Sagitario

Es una luna viajera, exploradora, libre y adicta a las nuevas experiencias. Sus patrones están basados en una necesidad de optimismo y alegría en las relaciones sin entender que la realidad y la vida está hecha de ciclos, de altos y de bajos. Necesita aprender a soltar esa necesidad de que todo vaya bien y aceptar que nuestro universo emocional está hecho de polaridades donde caben la alegría, pero también la tristeza, el optimismo pero también el miedo, y que dichas polaridades son necesarias para evolucionar y vivir nuestra vida de forma consciente y plena.

  • Afirmación: “Agradezco todas las emociones y experiencias que la vida me trae”
Atados a la Luna

10.

La luna en Capricornio 

Tiene un patrón asociado a la responsabilidad, el trabajo y la madurez para ser amada. Desde pequeños, esta luna ha creído que para ser queridos necesitamos tener éxito, alcanzar metas y trabajar duro sin pedir ayuda a nadie. Es una luna rígida y fría, a la que le cuesta conectarse emocionalmente y que puede entender el amor como un reto más, lleno de exigencia y de esfuerzo para cumplir y que se cumplan todas sus expectativas. Su aprendizaje pasa por soltar la necesidad de ser la mejor a nivel social y laboral para ser amada.

  • Afirmación: “Me amo y soy amad@ sin necesidad de ser productiv@”
Atados a la Luna

11.

La luna en Acuario

Llega al mundo con un patrón de “outsider”, con esa sensación de no encajar bien en ningún sitio y de no sentirse conectada del todo a su hogar y a su familia. Podríamos decir que el apego de esta luna es, precisamente, al desapego. Muchas veces se siente más conectada a un grupo o a un ideal social que a personas en particular. Es una luna original, creativa, vanguardista y libre que tiene miedo al apego y al compromiso, seguramente porque de niños pudieron vivir situaciones de abandono o de amor intermitente o inestable por parte de sus padres. Su aprendizaje pasa por aprender que el amor sano no implica dependencia emocional ni posesividad y que se puede amar desde la libertad y la individualidad de cada uno

  • Afirmación: “Desde la libertad, elijo y me comprometo con un amor sano que no duele”
Atados a la Luna

12.

La luna en Piscis

Es una luna esponja que tiene la capacidad de absorber todo lo que pasa a su alrededor. Es una luna sensible, idealista y muy emocional, que se pierde en el todo y se agota energéticamente por su incapacidad de poner límites. Necesita sentirse necesitada y adaptarse a las necesidades de los demás para sentirse amada, aunque ello implique importantes sacrificios y renuncias. Es una luna que escapa al dolor a través del escapismo y la evasión a mundos idealizados o imaginarios. Su aprendizaje pasa por soltar los patrones relacionados con el victimismo y anteponer sus necesidades a las de los otros y saber que es capaz de poner límites en sus relaciones. 

  • Afirmación: “Aprendo a equilibrar lo práctico con lo espiritual”

Si te ha interesado este artículo sobre las lunas y el apego, te recomendamos:

Atados a la Luna

El entretanto

Atados a la Luna

Las Lunas: El refugio de la memoria

Atados a la Luna

¿Amar o depender?: Cómo superar el apego afectivo y hacer del amor una experiencia plena y saludable

Compartir en