dieta flexible

Alimentación, Nutrición, Salud

¿Cómo es tu relación con la comida? ¿Estricta o flexible?

11 septiembre 2020. 8:00 am

Publicado por


Eliminar de una dieta los carbohidratos, grasas, procesados o productos animales puede ser más difícil de lo que parece. ¿Has probado la dieta flexible?

Si hablamos de estilos de vida, es muy difícil sostener un plan de alimentación estricto los 365 días del año. Tendemos a ver la dieta como una herramienta que ayuda a la persona a adquirir ciertos objetivos, siendo el más común la perdida de peso, pero puede no tener nada que ver con lo anterior y estar ligada simplemente con diversas ideologías, tales como la defensa de los animales.

Tendemos a ver la dieta como una herramienta que ayuda a la persona a adquirir ciertos objetivos, siendo el más común la perdida de peso

Sea cual sea el camino que tomemos, recordemos que si consumimos más calorías de las que gastamos, la persona tenderá a subir de peso y si la persona consume menos calorías de las que necesita, perderá peso. Dicho esto, y conociendo el panorama actual de los cientos de dietas que existen, hablaré sobre algunas de las más conocidas clasificándolas como dietas estrictas y la dieta flexible.

dieta flexible
Foto: Aleksei Morozov

Dietas restrictivas

El denominador común de todas ellas, sea cual sea su filosofía, es que se prohíbe consumir una serie de alimentos ,o grupos de alimentos enteros, distintos en función del tipo de dieta que sea. Veamos qué se restringe en cada una de ellas.

1.

Paleodieta

Propuesta en los años 70 y basada en una alimentación al estilo de nuestros antepasados cazadores – recolectores del Paleolítico. En ella se suprime, además de los procesados, los cereales, legumbres y lácteos, priorizando el consumo de productos frescos como la carne, el pescado, verduras y frutas. Es una dieta alta en proteínas.

La Paleodieta no está basada en la ciencia, sino en la creencia de que nuestros antepasados solamente necesitaban de los alimentos comentados para estar saludables. 

Según la Asociación Española de Dietistas-Nutricionistas, entre las consecuencias de un exceso de proteínas están la ganancia de peso a largo plazo, riesgo de fractura ósea, pérdida de la autoestima y alteraciones en el comportamiento alimentario, entre otras.

2.

Dieta cetogénica o Atkins

El cardiólogo Atkins a principios de los años 20 compartió su método para perder peso basado en la restricción de carbohidratos. La dieta planteada está compuesta por un 75% de grasas, 20% de proteínas y un 5% de carbohidratos. Se trata de un modelo de alimentación bastante saciante debido a su alto nivel en grasas y proteínas pero a largo plazo puede que produzca también deterioros en la salud. 

dieta flexible
Foto: Aleksei Morozov

3.

Clean eating

En este estilo, la restricción no permite a la persona comer los alimentos procesados y corre el riesgo de que llegue un día en el que no pueda más y coma todos los “alimentos prohibidos” en una vez. 

Existe un riesgo cuando la persona llega a obsesionarse con consumir solamente alimentos sanos y naturales, lo que provoca deficiencias nutricionales por eliminar grupos enteros de alimentos. 

Existe un riesgo cuando la persona llega a obsesionarse con consumir solamente alimentos sanos y naturales, lo que provoca deficiencias nutricionales por eliminar grupos enteros de alimentos.

Este problema se denomina ortorexia nerviosa”, pero si el clean eating incluye los nutrientes necesarios, no tiene porqué derivar en ningún problema en la salud. 

4.

Dietas low – fat

La prohibición en este caso se aplica a los productos altos en grasas, sustituyéndolos la mayor parte de las veces por los conocidos productos light. Aunque ha estado muy de moda entre las dietas de pérdida de peso, no ha venido acompañada de una disminución en las tasas de obesidad. Es más, ahora mismo, se recomienda incorporar alimentos ricos en grasas saludables, como pueden ser el aceite de oliva, el aguacate o los frutos secos, ya que en diferentes estudios se ha observado una disminución de la grasa corporal en personas.

5.

Dietas détox

Gracias al marketing, la industria alimentaria ha sabido posicionar en el mercado alimentos específicos que son capaces de hacernos bajar de peso y hasta de curar enfermedades. Existen una infinidad de propuestas, aprovechando que el producto que quieren vender es natural y saludable y, por lo tanto, nos reportará beneficios en nuestro organismo, además de la obvia pérdida de peso. Se trata de los zumos naturales de frutas y verduras que, utilizados durante un periodo corto de tiempo, logran eliminar grandes cantidades de toxinas y bajar peso. Lo que no se cuenta es que la dieta Detox, al carecer de proteínas, ácidos grasos y otros nutrientes esenciales, no está equilibrada y deteriorará nuestra flora intestinal.

6.

Vegetarianismo

Se ha convertido en mucho más que una dieta, en un estilo de vida, y es que está basada en la ideología relacionada con la protección de los animales. Son muchos los que se han sentido atraídos por este modelo de alimentación y existen multitud de variantes: los veganos, que no consumen ni tan siquiera derivados de ningún animal; los crudiveganos que tan solo consumen frutos, ya que tampoco quieren herir a otros seres vivos como las plantas; los ovovegetarianos que se permiten consumir huevos; los lacteovegetarianos que añaden a su dieta lácteos... Dentro de esta filosofía, los flexitarianos que en algún momento puntual consumen productos de origen animal, serían los más flexibles, aunque seguirían teniendo restricciones la mayor parte del tiempo. Atendiendo a la salud, todas las variantes pueden gozar de una salud perfecta siempre y cuando consuman los nutrientes necesarios puesto que al no consumir productos animales pueden originarse algunas carencias, como la falta de vitamina B12. 

Lo importante es construir un estilo de vida saludable en el que a tu organismo no le falte ningún nutriente y tenga una buena relación con la comida

dieta flexible
Foto: Aleksei Morozov

Os he presentado varias modalidades de dietas en las que, ya sea por ideología, por modas o por algún objetivo específico, son estrictas, de forma que restringen algún alimento o grupo de alimentos para poder llevarlas a cabo. Lo importante es construir un estilo de vida saludable en el que a tu organismo no le falte ningún nutriente y tenga una buena relación con la comida. Si eres capaz de conseguirlo eliminando ciertos alimentos de tu menú, adelante; si no, permíteme presentarte otro tipo de dieta más flexible. Esta dieta pretende ser balanceada, y es muy probable que puedas cumplirla durante toda tu vida. 

“Flexible Dieting" o Dieta Flexible (IIFYM“If It Fits Your Macros”) 

Comer de forma flexible significa seguir lo que la ciencia dice sobre nutrición: alimentar nuestro cuerpo con los nutrientes necesarios, sin obsesiones ni restricciones innecesarias.

Comer de forma flexible significa seguir lo que la ciencia dice sobre nutrición: alimentar nuestro cuerpo con los nutrientes necesarios, sin obsesiones ni restricciones innecesarias. 

Al hablar de esta nueva modalidad, la relación con la comida será mucho más sana, ya que no tendrás alimentos prohibidos que en otras dietas puedes estar anhelando comer constantemente y cuando no puedes más te pegas el atracón. Siendo flexible no llegarás a este punto, ya que la preocupación por cierto tipo de alimentos (pan, chocolate, mantequillas…) que consideramos insanos o que engordan, dejará de preocuparnos. 

 Se trata de evitar que un dieta signifique estrés sobre la persona y que permita que su relación con la comida sea buena y no odie su alimentación

Se trata de evitar que un dieta signifique estrés sobre la persona, y que permita que su relación con la comida sea buena y no odie su alimentación, algún alimento o su vida, por el hecho constante de ponerse restricciones cada día. 

Si te terminas las verduras, podrás comer postre

dieta flexible
Foto: Aleksei Morozov

No podemos olvidar lo que es un alimento sano y nutritivo y confundirlo con otro procesado carente de nutrientes. Esto viene a decirnos que para llevar a cabo este estilo de vida y hacerlo de manera correcta, deberíamos priorizar la ingesta de alimentos ricos en vitaminas y minerales, buena calidad de proteínas, grasas y carbohidratos, pero sin olvidarnos de lo que nos gusta. ¿Qué quiere decir esto? Seguro que de pequeño tus padres te han dicho más de una vez: “si te terminas las verduras, podrás comer postre”. Es el ejemplo más claro para entender que si comemos lo que realmente nos nutre no existirá problema alguno por permitirnos después nuestro capricho, que generalmente nuestro cuerpo no necesita. Tan solo deberás ajustar las cantidades para conseguir los objetivos que te propongas

Recordemos que no existe ningún alimento mágico que contenga todos los nutrientes necesarios para estar bien nutrido y, por lo tanto, una dieta variada y equilibrada hace que tu cuerpo obtenga así todo lo que necesita.

Recordemos que no existe ningún alimento mágico que contenga todos los nutrientes necesarios para estar bien nutrido y, por lo tanto, una dieta variada y equilibrada hace que tu cuerpo obtenga así todo lo que necesita. No existen los alimentos que debas comer por obligación, ni los que no debas comer por restricción. Intentamos darle a nuestro organismo energía proveniente de distintos alimentos, con combinaciones de vitaminas y minerales diferentes, para que funcione correctamente y no tenga carencias, además de permitirnos nuestros antojos. 

¿Cómo deben ser esos antojos? Siempre que comes algo “especial”, que sea en raciones moderadas, es decir, la copa de helado que nos tomamos de postre no puede ser mayor que el plato de legumbres o el filete que nos hayamos comido antes. Recordemos que la prioridad es la alimentación de calidad.

¿Cómo sabes si vas por buen camino? Si estás cumpliendo tus objetivos y por lo tanto, estás satisfecho, es una buena señal para seguir comiendo así el resto de tu vida. Si no crees que puedas aguantar mucho tiempo con tu plan nutricional establecido, quizá esa no es tu dieta; adáptala a tus necesidades para que pueda durar por siempre y sin enterarte. Cuando conoces tu cuerpo y le das lo que necesita, no sentirás ni un solo día que estás haciendo ninguna dieta, sino siendo feliz y disfrutando de la comida. 

Cuando conoces tu cuerpo y le das lo que necesita, no sentirás ni un solo día que estás haciendo ninguna dieta sino siendo feliz y disfrutando de la comida. 


Si te ha gustado este artículo sobre flexibilidad y dietas, te pueden gustar:

dieta flexible

Dieta flexible

dieta flexible

No más dietas, aprende a manejar tu insulina

dieta flexible

Comida Para Humanos

Compartir en