conciliación personal

Crecimiento, Estilo de vida

El placer de ser tú mismo

13 abril 2021. 7:46 am

Publicado por


La conciliación personal y la necesidad de cuidarte para poder cuidar a los demás

Despedía el mes de marzo leyendo un gran consejo en mi agenda de Petite Mafalda  – regalo de mi ahijada, quien me conoce bien y sabe cuánto me gustan las flores. Me recordaba entre pétalos este 30 de marzo la importancia de cuidarme para poder cuidar a los demás y terminaba diciendo que ‘pocas acciones son tan gratificantes como cuidar a los demás’.

Lamentablemente, en nuestro afán por dar todo a los que más queremos, cometemos el grave (y común) error de olvidarnos de lo más importante: cuidar de nosotros mismos

Lamentablemente, en nuestro afán por dar todo a los que más queremos – nuestros hijos, nuestras parejas, nuestras familias, nuestros amigos… – cometemos el grave (y común) error de olvidarnos de lo más importante: cuidar de nosotros mismos. Y como resultado, todo eso que damos (supuestamente) tan generosa y altruistamente suele acabar acompañado de resentimiento y victimización, pues al final nos quedamos sin nada para nutrirnos y como resultado compartimos subliminalmente esa frustración con todas nuestras acciones. 

Un ramo de flores marchito no es un buen regalo. No ilumina una habitación, ni alegra una mesa, ni perfuma una estancia. En cambio, oscurece, entristece y hasta atufa los lugares por los que pasa. 

Un ramo de flores marchito no es un buen regalo. No ilumina una habitación, ni alegra una mesa, ni perfuma una estancia

conciliación personal

Aprovechemos este mes de abril, el comienzo de la primavera, para florecer y convertirnos en el mejor regalo para las personas que nos importan, y para nosotros mismos. Seamos luz, alegría y esencia que ayude a florecer a los demás. 

Quizá sea ya hora de hacer las paces con nosotros mismos y empezar a tratarnos tan bien como tratamos a los demás. Puede que hoy sea el mejor momento para empezar a ser más estrictos con nuestro tiempo y más permisivos con nuestras pasiones y placeres, admitiendo que nos las merecemos. Tal vez hayamos llegado a entender que ocuparnos de nosotros mismos no es algo egoísta, sino todo lo contrario: la mejor muestra de generosidad. 

Ocuparnos de nosotros mismos no es algo egoísta, sino todo lo contrario: la mejor muestra de generosidad. 

conciliación personal

Puedes empezar ‘invirtiendo en ti’. Si no sabes cómo arrancar, te recomiendo el manual de economía doméstica de Natalia de Santiago , “Invierte en ti” , y una de las primeras ‘reglas de oro’ que enmarca en rosa pastel: ‘Hay que intentar que el dinero se vaya en cosas que te hacen feliz’. Lo llamo ‘manual de economía doméstica’, pero en realidad es mucho más que eso. Es una lectura divertida y amena que te ayuda a pensar en ‘tu’ dinero de una manera práctica, positiva y hasta placentera – ¿quién dijo que presupuestar fuera aburrido? Y creo que es el primer ejercicio que debemos hacer para empezar a florecer. Empezar a presupuestar esos ‘placeres’ que nos merecemos y que van a ser la mejor inversión para que todo lo demás vaya bien. Sin culpabilidad, pero con planificación y orden. Hay que hacerse la pregunta: ¿tu vida te representa? Y conseguir poner en el presupuesto un porcentaje (el que sea) dedicado a uno mismo.

Igual lo tuyo son los libros – aunque no los leas todos y sólo te guste acumularlos en un Tsundoku, comer queso trufado o coleccionar Lego. Quizá disfrutes adquiriendo la tecnología más puntera o plantando bonsáis. ¿Quién sabe? Todo vale, siempre y cuando sea lo que a ti te nutre.

Pero no se trata solo de gastar dinero, lo más valioso que tenemos es nuestro tiempo

Reserva tiempo personal y concilia, concilia contigo mismo. 

Porque en el eterno debate de la conciliación me atrevo a decir que creo que hemos avanzado mucho en la conciliación trabajo-familia – aunque queda mucho camino todavía por recorrer – pero no hemos avanzado nada en la conciliación personal. 

Hemos avanzado mucho en la conciliación trabajo-familia – aunque queda mucho camino todavía por recorrer – pero no hemos avanzado nada en la conciliación personal

No porque no nos lo permitan necesariamente, sino porque ni siquiera nos lo planteamos. A los que tenemos hijos se nos cae el boli media hora antes de la hora de salida del cole porque no nos perdonaríamos llegar tarde a recogerlos. Pero rara vez somos tan estrictos con nuestros propios planes. 

conciliación personal
Cajas de Marianas Flowers

Como todo en la vida, esto es cuestión de práctica, y cuanto más practiquemos, mejor sabremos hacerlo. Si no tenemos nada que perder, ¿por qué no probamos a ver qué pasa? ¿Y comprobamos después qué efecto ha tenido en los demás? ¡Igual nos llevamos una grata sorpresa!

Y ya que estamos en primavera, cómprate un ramo como comienzo – o mejor, cómprate una caja de frutas vintage con flores naturales de Marianas Flowers  para que te sirva de recordatorio y no te olvides de regarte tú también de vez en cuando ☺

¡Feliz conciliación!


Si te ha gustado este artículo sobre conciliación personal, te recomendamos:

Compartir en