primer año de vida

Crecimiento personal, Maternidad

De oruga a mariposa: el primer año de vida

15 diciembre 2021. 8:20 am

Publicado por

,


El primer año de vida de un bebé es, posiblemente, la etapa con más hitos a cubrir

Siempre hablo de la transformación que vive la mujer después de parir una criatura. Y así es. Sin embargo, hoy, quiero poner en el centro a esas criaturas que nacen y en su primera vuelta al sol se transforman vertiginosamente.

Un bebé, al nacer pasa por varias etapas. La principal es la de la exterogestación, o los primeros nueve meses fuera del útero.

Este periodo es esencial para su óptimo desarrollo. Necesita imperiosamente estar pegado a su madre 24hrs 7 días. Es así. La separación a esta edad puede ser vivida como haberles arrancado una parte de su cuerpo.

La separación a esta edad puede ser vivida como haberles arrancado una parte de su cuerpo

primer año de vida
Foto: Isaac del Toro

Es verdad que está el padre, pero no es con quien tiene creado el vínculo: no es, por naturaleza, quien tiene el alimento y, sobre todo, no es quien le ha gestado durante toda su vida, que son los nueve primeros meses de gestación.

Por eso, no; en esta etapa no nos vale el padre, nada más que para ratitos cortos.

A partir de los nueve meses, comenzará a moverse y despegarse de la madre. Esto supone alejarse unos metros, no más. En cuanto la pierda de vista, llorará y, posiblemente se asustara. Es lo que se suele conocer como “mamitis”. Y gracias que esto existe, porque así ell@s, se aseguran la supervivencia.

Su cerebro aún no está lo suficientemente desarrollado como para pensar y saber que mamá está en la habitación de al lado, que ha salido a por el pan y volverá en 10 min o que se ha ido a trabajar y volverá después de no-sé-cuántas-horas. Sólo llega a sentir que si mamá no está, no como y me muero.

Como madres, a veces esto resulta cansado y tedioso, pero si pensamos que esta estampa se va y no volverá, que a los tres años se pegarán a su padre como lapas y se irán a explorar el mundo junto a él… seguro se nos hace más sencillo.

Porque esto es así. A partir de los tres años, su cerebro ya está mucho más desarrollado y comienza a tener la capacidad de ver que si se va, a la vuelta su madre seguirá ahí. Entonces es momento de salir con papá a descubrir el mundo.

He llegado a los tres años de un salto. Volviendo al primer año, los tres primeros meses son pegados a una teta, normalmente no hay más. Con varios brotes de crecimiento que, por lo general, a las madres nos hacen ponernos un poco nerviosas y sentirnos inseguras pero que en unos días, con paciencia y calma, se pasan.

A los cuatro meses, empiezan a estar mucho más despiertos, su visión les permite ver mas allá de su madre, por eso se distraen a la mínima y tardan la vida en hacer una toma.

Otro hito es el cambio a la alimentación complementaria: comenzará a comer de todo, poco a poco. Importante el nombre: es complementaria porque aún, lo más importante sigue siendo la leche de su madre. Aunque digan lo contrario, se adapta al desarrollo del bebé y siempre tiene los nutrientes y anticuerpos que necesita.

Lo más importante sigue siendo la leche de su madre. Aunque digan lo contrario, se adapta al desarrollo del bebé y siempre tiene los nutrientes y anticuerpos que necesita

primer año de vida
Foto: oleg-sergeichik

Sobre esta edad comienza el gateo, después de sentarán. Ojo aquí con la secuencia, porque para el desarrollo de su espalda esto es importante. Primero gateo y luego sedestación. Han de hacerlo solos para que su espalda y todo su cuerpo estén preparados.

A partir de aquí, van practicando y, en cualquier momento, se ponen de pie y comienzan a caminar. No tengamos prisa, puede que hasta el año y medio o algo más no lo hagan. Y también debemos estar preparadas para peques que comienzan su caminar al año de vida.

Lo importante es la seguridad con que lo hagan y les hayamos dado para hacerlo: Para que extiendan bien sus alas, primero tenemos que darles contención.

Para que extiendan bien sus alas, primero tenemos que darles contención


Si te ha gustado este artículo sobre el primer año de vida, te recomendamos:

Compartir en