Evolución de las emociones en el tiempo del encierro

Actualidad, Crecimiento, Maternidad

Evolución de las emociones en el tiempo del encierro

11 mayo 2020. 9:00 am

Publicado por


La vida es continuo movimiento, cambio y evolución... las emociones no iban a ser menos.

Vamos ya camino de los dos meses de encierro. Lo que empezó con dos semanas, se ha ido alargando en el tiempo hasta, casi, no verle el fin. Al  menos, eso me ha pasado a mí

Al principio parecía sencillo, incluso un momento para aprovechar a cambiar ciertas cosas, hábitos que estaban viciados o mal instaurados. Y lo intentamos. Y lo hicimos. Aunque ha resultado, y aún lo hace, un poco complicado mantenerlo.

Como todo en la vida, esta situación también tiene una evolución en el tiempo, en muchos  aspectos. Hoy quiero hablar desde lo emocional, porque resulta que es lo que más se “mueve” y porque, si siempre he creído que las emociones son esenciales, ahora... son indispensables.

Empezamos bien, con el pensamiento de que esto podrían ser unos días de “descanso extra” para l@s peques. Cosa que debiera ser lo natural, durante el curso l@s niñ@s deben descansar más a menudo para aprovechar mejor su tiempo, así lo veo yo.

Sin embargo, en ocasiones la situación ha sido insostenible, el cansancio, el agobio, la ansiedad de no poder salir... hizo mella, no sólo en adult@s, especialmente en peques.

Y no es que no queramos estar junt@s, es que son muchos días con poco espacio vital para cada un@. Al menos, ahora podemos salir un rato, cosa que se nota en el ambiente. 

Luego están las “cosas” externas a nosotr@s, un@s abuel@s que han tenido que ir al hospital, a l@s que no hemos podido acompañar y por quienes hemos estado preocupad@s, ha hecho que hayamos tenido días más tensos aún, en los que me habría gustado, mucho, salir corriendo, gritar, llorar, abrazar, decir de cerca y a la cara, tranquil@s que de esta salimos junt@s...

Y podemos decir que tenemos la suerte de que ya estén de vuelta en casa, lo que ayuda a volver a relajar un poco la tensión.

A veces siento que esto se va a quedar así, para siempre. A veces me parece que, cuando salgamos, todo va a ser súper, sin más. Pienso en abrazar a mis amig@s y me llena la ilusión. Y otras veces, no sé cómo vamos a reaccionar  el día que nos veamos y podamos tocarnos y sentirnos cerca... ¿con miedo?

Lo que tengo claro es que a la vuelta nada será como antes. Y espero, que hayamos aprendido lo importante que es tenernos cerca

Lo que tengo claro es que a la vuelta nada será como antes. Y espero, que hayamos aprendido lo importante que es tenernos cerca, tocarnos, sentirnos, vivirnos... a nosotr@s mism@s y a nuestra gente.

Lo que sí sé, es que esto también pasará.


Si te ha interesado este artículo sobre las emociones en el encierro, te puede gustar:

Diario de las emociones

Emociones expresadas, emociones superadas

Emociones para la vida

Compartir en