la lámpara de dios
La puerta sin llave

crecimiento espiritual, Esoterismo

La lámpara de Dios

22 septiembre 2021. 10:49 pm

Publicado por


Transcripción de las canalizaciones de una niña de 3 años sobre nuestro poder divino

“Cada uno de nosotros tenemos una impronta, una impronta que corresponde por nacimiento. 

Esa impronta lleva codificada una información muy específica de QUIÉN somos y seremos. Es cómo una huella personal que va intrínseca en el lenguaje de tu Alma/Espíritu. 

Cada Ser humano al igual que todo lo que conocemos, tiene su parte de luz y su parte de sombra, es la eterna dualidad de la Creación. El hombre es hombre desde el comienzo de los tiempos con su parte negativa; su odio, su frustración, su ira, su maldad… y su parte positiva; la bondad, el entusiasmo, el altruismo, el amor… vivimos en eterna lucha de poderes internos, aprovechando muy rara vez el valor de nuestra impronta, pues casi siempre nos olvidamos de QUIÉNES somos realmente.

Vivimos en eterna lucha de poderes internos, aprovechando muy rara vez el valor de nuestra impronta, pues casi siempre nos olvidamos de quiénes somos realmente

la lámpara de dios
Foto: Jorm Sangsorn

La lámpara de Dios, nos hace recapacitar con un Don Divino, anclado en la impronta, es esa chispa de Luz en nuestro espíritu que viene con nosotros desde el vientre materno y hace que podamos crear y creer en cuentos de hadas y unicornios. Es el poder de la imaginación, o el poder de la intención. 

¿Existe Dios? 

Sí, existe, pero no es algo externo como siempre nos contaron, no es una entidad superior divina que juzga desde los cielos los actos de los hombres. Dios es el hombre. Por eso, hoy vengo a contarte que Dios eres tú y que llevas su marca de nacimiento, esa Luz que te hace capaz de tener una impronta. Llevas dentro de ti a Jesús, es a eso lo que llamo Lámpara de Dios.

Jesús en la mitología, leyenda o palabra escrita, fue el momento del parto, del nacimiento; la luz de la creación con la llegada de un nuevo hombre, es decir, la Lámpara de Dios, una nueva Luz de creación que a través de los sueños y de la imaginación infantil, sin condicionantes ni programaciones de miedo, era capaz de multiplicar los peces, o andar sobre las aguas. Es por esa sabiduría interna a través del origen que todos somos, que creamos nuestra realidad.  

Cuando observas a un niño jugar te das cuenta de que él es el pirata, la princesa o el dragón, no lo imagina, lo ÉS. Es aquello que imagina. Eso es la Lámpara de Dios: la capacidad de pertenecer a esa impronta que llevamos dentro, la creación misma en el interior de cada Ser humano, la Luz creadora de sueños, de imaginación, de realidades por pensamientos y de libertad. 

Cuándo pasas a tu nivel de adulto, olvidas tu Lámpara de Dios, que como nos recuerda Aladino, la frotas y sale el genio, el espíritu interior. Tú Yo, tu impronta de nacimiento, esa Lámpara de Dios, eres Tú. 

Cuándo recuperas tu Luz, tu espíritu, tu Lámpara de Dios.. los milagros, deseos y sueños se hacen realidad. Porque no son tal cosa, sino conceptos

Cuándo recuperas tu Luz, tu espíritu, tu Lámpara de Dios.. los milagros, deseos y sueños se hacen realidad. Porque no son tal cosa, sino conceptos. Tú eres el generador, tú eres Dios, tú eres Jesús, tú eres el Divino creador”.


Compartir en