ayuno intermitente portada

Alimentación, Belleza, Cuerpo, Estética, Salud

¿Puede el ayuno intermitente retrasar el envejecimiento?

20 febrero 2020. 8:00 am

Publicado por


El ayuno intermitente podría ayudarnos a vivir más y mejor. Una buena noticia para ti, ¿pero lo es también para las compañías farmacéuticas y la industria alimentaria?

Seguro que has oído hablar de lo que para algunos es una nueva dieta y para otros un estilo de vida.

Del ayuno intermitente se habla por todas partes, pero tal vez aún no tienes muy claro ni qué es, ni en qué consiste, ni qué beneficios tiene. 

En este artículo vamos a intentar despejar tus dudas y contestar a las posibles preguntas que te hayas podido hacer. Pero también vamos a ver cómo y por qué el ayuno intermitente podría ayudarnos a luchar contra el envejecimiento en términos de vitalidad, es decir, alargar la vida y que esos años los vivamos con buena salud.

1.

¿Qué es el ayuno intermitente?

Lo primero que hay que aclarar es que el ayuno intermitente no es una dieta, aunque puede resultar eficaz como método para perder peso. Es una forma de alimentarse que consiste en concentrar la ingesta de alimentos durante un cierto número de horas al día, dejando una ventana de tiempo en la que no se comen alimentos sólidos, solo líquidos que no aporten calorías.

2.

¿Cómo se hace el ayuno intermitente?

Hay varias formas de hacerlo: 16-8, 14-10, 12-12 siendo cada una la relación entre el número de horas durante las que no puedes comer nada y en las que tienes que concentrar la ingesta. 

En la primera, por ejemplo, se ayuna durante 16 horas y se come en las otras 8. Una manera de hacerlo es adelantando la cena (a las 19:00 o a las 20:00) y retrasando el desayuno (a las 11:00 o a las 12:00). O se podría prescindir del desayuno y no tomar nada hasta la comida, o saltarse la cena y esperar hasta el desayuno para volver a ingerir algún alimento.

También existen las variantes 20-4, 24h o 5-2. Esta última hace referencia a días de la semana: comes normal durante cinco días y “casi” ayunas los otros dos (los hombres no deben ingerir más de 600 calorías y las mujeres más de 500). Las tres son para hacer de manera puntual o como estrategias de choque si lo que se quiere es perder peso, y por supuesto dejándote aconsejar por un profesional que vigile que no se produce ningún desajuste de nutrientes.

Además del cuándo comer, importa, y mucho, qué comemos. Hacer 16, 12 o 14 horas de ayuno no implica que en el resto de las horas del día puedas comer como si no hubiera un mañana. El sentido común, pero también los médicos y nutricionistas, aconsejan que las comidas que hagas sean lo más saludables posible.

Los resultados sugieren un posible efecto rejuvenecedor del ayuno, lo que no se sabía hasta ahora

3.

¿Puede el ayuno intermitente combatir el envejecimiento?

Uno de los últimos estudios llevados a cabo para averiguar si el ayuno puede combatir el envejecimiento es el que han hecho en las universidades de Okinawa y Kyoto. Los investigadores japoneses implicados en el estudio han llegado a la conclusión de que el ayuno activa el metabolismo, y que esta aceleración es fundamental para el mantenimiento de los músculos y de la actividad antioxidante. Como consecuencia, los sorprendentes resultados de la investigación apuntan hacia la posibilidad de que el ayuno tenga un efecto rejuvenecedor.

Por otro lado, investigadores del envejecimiento de talla mundial ya han demostrado -con experimentación en animales, eso sí- que reducir el consumo de calorías ayuda a vivir más y con más salud. De ahí que algunos de estos investigadores se pregunten si estas conclusiones no tienen más repercusión en la sociedad y en los medios debido a que ni a las grandes corporaciones farmacéuticas les interesa que lleguemos a la vejez con más salud, ni a la industria alimentaria le interesa que comamos menos.

4.

¿Qué beneficios antienvejecimiento tiene el ayuno?

Una parte importante de los beneficios antienvejecimiento del ayuno intermitente se explican a través de la autofagia. Esta es el sistema natural de reparación celular, de reciclaje, en el que nuestras células se comen todo lo que ya no les sirve de sí mismas. Este sistema de limpieza celular es indispensable para mantener el organismo limpio de proteínas viejas que podrían causarnos daño en forma de enfermedades. Los trabajos en laboratorio han demostrado que la autofagia se activa durante el ayuno prolongado.

La investigación aún tiene mucho camino que recorrer. Pero los estudios llevados a cabo en ratones son prometedores: el ayuno intermitente ha alargado su vida hasta casi un 40% (el equivalente a que nosotros viviéramos 120 años).

Aunque la mayor parte de la evidencia científica que apoya los beneficios del ayuno intermitente para ralentizar el envejecimiento se basa en pruebas con animales, se están haciendo estudios con pequeños grupos de personas que por el momento parecen estar dando resultados positivos en cuanto a mejorías en la salud:

  • Reducción de la grasa en tronco y abdomen.
  • Reducción de la tensión arterial y del peso corporal.
  • Reducción del colesterol y de los triglicéridos.
  • Fortalecimiento de los músculos.
  • Disminución de los niveles de de azúcar en sangre.
  • Protección contra la diabetes tipo 2.
  • Además, durante el ayuno, está comprobado que los niveles en la hormona del crecimiento (la que nos mantiene jóvenes, con menos grasa y más definición muscular) aumentan hasta 5 veces.

Ayunar supone un desafío para el cerebro. Y nuestro cerebro responde a este desafío activando vías de respuesta que le ayudan a lidiar con el estrés y a resistir frente a la enfermedad

Mark Mattson, investigador en el Instituto Nacional de Envejecimiento, EEUU

5.

¿Puede el ayuno intermitente retrasar el envejecimiento cerebral?

Pero envejecer no solo supone flacidez, arrugas, falta de definición muscular y mermas en nuestra salud física. Cumplir años, sobre todo cuando nos acercamos a la vejez, conlleva asimismo una posible pérdida de facultades mentales.

Investigadores como el neurocientífico Mark Mattson, del Instituto Nacional de Envejecimiento de Estados Unidos, hace años que hablan del ayuno intermitente y la reducción de calorías como posibles medidas preventivas frente al Alzheimer y al Parkinson y señalan a la autofagia como proceso de máxima importancia para proteger las partes del cerebro relacionadas con la memoria y el aprendizaje.

Según afirman algunos investigadores, el ayuno intermitente además de mejorar la función cognitiva y las conexiones neuronales, tiene otros efectos positivos en nuestro cerebro, como prevenir los ictus y la depresión y mejorar la elasticidad neuronal.

Si las investigaciones con humanos avanzan y se amplían a grupos más grandes, confirmando los resultados obtenidos en animales, parece que el ayuno intermitente podría convertirse en una manera de ayudarnos a alargar nuestra vida y tener una vejez más saludable

Pero además de lo que tiene que ver con el envejecimiento, el ayuno intermitente despierta el interés hacia otras cuestiones que intentaremos cubrir con otro artículo más adelante.


También te puede interesar:

Alimenta tu belleza

Alimenta tu belleza

Ayuno intermitente y dieta cetogénica

Ayuno intermitente y dieta cetogénica

Dieta Cetogénica y Ayuno Intermitente

Dieta Cetogénica y Ayuno Intermitente

Compartir en