conciliación coronavirus portada

Actualidad, Educación, Maternidad, Psicología, Salud

¿Qué nos da más miedo: el coronavirus o los niños en casa 2 semanas?

12 marzo 2020. 11:47 am

Publicado por


La cosa está que arde, y las medidas restrictivas del Covid19 ya han empezando en Madrid y otras ciudades. Hemos hablado con varias familias sobre la conciliación durante la cuarentena.

Conciliar ya era complicado, pero ahora rizamos el rizo. Desde el día 11 hasta el 25 los niños no tiene cole…y eso afecta a la logística de todas las familias con hijos en edad escolar, sean del bando oficial o del de la conspiración.

Si hasta ahora teníamos la sensación de sujetar 3 platillos con 2 manos, ahora parece que la vida nos da la oportunidad de probar con una sola ; y aunque no esté mal rebasar los propios límites, ayuda un poco saber cómo se arreglarán los demás, y, sobre todo, qué les ha parecido a los niños.

Parece que, en general, están encantados con estas “minivacaciones”, aunque Lucía Ybarra (fotógrafa, 43 años) nos comenta que “echarán de menos a sus amigos, pero como son dos, se tienen el uno al otro”. En cambio, los de Paloma Montón ( agente comercial, 39 años) están “algo nerviosos con la situación”, no como los de Cristina Cortizas (publicista, 46 años ), que “se lo toman a broma, con la adolescencia imposible que tienen”. 

La hija de Javier Ojeda ( 48 años, creativo) aun no sabe cómo se lo tomará, pues “tantos días sin compañeros y amigos, estudiando sola…"

En cuanto al tema de la organización, Javier , como muchos otros, ha optado por el teletrabajo, y nos dice que siente que va a tener que “organizarse un poco mejor, intentar concentrarse en casa... pero bueno, no hay grandes inconvenientes. Te limita un poco el tema de las reuniones y no poder quedar con clientes" .

En el caso de Raquel Mor (agente inmobiliaria, 48 años), aunque su trabajo es comercial, nos da una lección de positivismo: “Intentaré aprovechar y trabajar con el ordenador lo que pueda y las horas en que viene la chica que me ayuda por la tarde pues me organizaré por si  tengo que hacer alguna visita y quedar con posibles futuros clientes entonces, pero para mí estas dos semanas próximas las voy a tomar como que son principalmente para cocinar con mis hijos, inventarnos manualidades, disfrutar de nuestro tiempo y conocernos y reírnos lo máximo posible porque si no.....me pongo a pensar en que es medio mes de NO trabajar siendo autónoma y empezando en un nuevo proyecto y tengo ganas de chillar " noooooo", "ahora noooooo"..... pero si esto es lo que hay, pararé y daré las gracias que tengo un patio donde tirar unas canastas y saltar a la colchoneta y tiempo para estar y disfrutar de mis hijos.”

Algo con lo que coincide Paloma Montón, que también es agente comercial  y asegura que “en esta época mi pareja no tiene mucho jaleo, así que tenemos la suerte de que esto no nos afecta demasiado. A nivel laboral me va a afectar más porque me dedico a la distribución comercial y se prevén semanas con muy poca actividad”

En cambio, para Patricia Gómez Bello  (CTO de Inteligencia Artificial, 44 años), lo de trabajar desde casa no es ninguna novedad, por lo que lo ve “Muy fácil, pues llevo más de tres años trabajando en remoto, y esto no me supone nada nuevo, es más tenemos clases en línea con la Profesora, y sus libros de estudio, los trabajos que hay que hacer, sus cuadernillos con actividades puestas por la profesora, una plan de trabajo-estudio de ella, que vaya chollo, trabajaremos en paralelo”.

La  solución de T y E (que prefieren mantenerse en el anonimato) es un ejemplo de equidad, pues van a turnarse para ir trabajar y quedarse con su hija de 1 año “un día sí y un día no”.

Claro, que también están las familias que necesitan contar con ayuda externa, ya que su trabajo es presencial , como el caso de Cristina Rojo (empresaria interiorista, edad 46años) , que nos dice que “tengo la suerte de tener la ayuda de una chica venezolana maravillosa dispuesta a venir las horas que sean necesarias, así que por ese lado, tranquila. Dejo las comidas  medio listas para que ella apañe y poco más”.

El caso de Mª Angeles Romero Anchuelo (Arquitecto Técnico, 47 años), es similar, ya que su trabajo requiere su presencia física, y nos comenta que 

“había pensado mandarlos al pueblo con su abuela pero no lo veo viable porque allí no hay internet y lo van a necesitar para seguir con el curso. El colegio nos ha informado de que van a organizarse para mandarles los contenidos y seguir con las clases on-line. En principio no es complicado para ellos porque usan el iPad para el colegio a diario, no tienen libros; pero no se muy bien cómo van a funcionar las explicaciones de los temas de matemáticas por ejemplo. Habrá que hacer un sobre esfuerzo familiar e intentar reforzar las explicaciones del cole. Creo que finalmente se quedarán en casa por la mañana con la chica que me ayuda en casa e intentaré volver para comer con ellos y controlar que no se desmadren. Se pueden quedar solos un rato pero al final son niños y discuten y no se les puede dejar mucho tiempo. Eso implica que voy a ir contra reloj todo el día y a reorganizarme los tiempos de visita de obra y las reuniones. Me implica a mi; en principio mi marido ha renunciado a trabajar desde casa, entiendo que me dejará tomar la decisión de qué hacer con los niños porque van a ser mi responsabilidad; el no va a cambiar sus hábitos diarios.

A Dios gracias siempre puedo contar con mis padres y con mi suegra para que me echen una mano, soy afortunada”.

En cuanto a las medidas de prevención y el miedo al contagio, Paloma Carretero (músico, 43 años), asegura que “sí, tengo miedo”, y que las medidas tomadas “son necesarias”. 

En cuanto a las medidas tomadas, Maria Ángeles nos dice que “no veo mal las medidas, en China este tipo de aislamiento parece que ha dado resultado pero me parece incongruente cómo se han tomado. No puedes estar permitiendo reuniones multitudinarias un día dando a entender que no hay que alarmarse y al siguiente pedir que se salga lo menos posible. Me da una sensación rara, como de estar en manos de gente que improvisa y va por detrás de los problemas, no por delante. Aun siendo consciente de que no debe ser fácil anticiparse y tratar este problema. Sin embargo, tenemos el ejemplo de China y deberíamos sacar provecho de ello. Vamos más bien a la zaga de Italia”.

Sobre el miedo al contagio nos dice: “Me preocupa el contagio sí. Estamos tomando, desde hace semanas, las medidas de higiene que están en nuestras manos: gel limpiador frecuente, lavarse las manos en cuanto se puede, taparse al toser, alejarse de quien tose ( de manera educada! ); pero no sabemos cómo cada persona se va a ver afectada y mis padres están en el  grupo de riesgo. Tampoco querría ver a mis hijos enfermos por muy leves que dicen que son los síntomas. Sin embargo es algo que no está en mis manos y prefiero no pensarlo demasiado, la verdad. Intento ocuparme más que preocuparme”.

Para Paloma Montón, en cambio, las medidas son “insuficientes” y piensa que “deberían ser más restrictivas desde ya. Si vamos a acabar haciendo cuarentena todos en casa, como en Italia, creo que sería mejor enfrentarnos a ello desde ya y contener la expansión más eficazmente así. Aunque imagino que lo están haciendo por plazos para no resultar demasiado alarmistas y no generar pánico.”

En cuanto al miedo, asegura que no lo tiene tanto al contagio como “al contagio del miedo, aunque creo que es cuestión de pocos días y que nos acostumbraremos a las circunstancias”.

Patricia Gómez Bello también está de acuerdo con las medidas, y le parece que “son las mínimas que hay que seguir para prevenir” y que “el virus no es una gripe, es una neumonía que carcome los pulmones, es una bomba biológica. Por todo esto, preferimos prevenir, que lamentar”

En fin, sin querer frivolizar (pero sin poder evitarlo) creo que Mary Poppins siempre tiene razón, y que es un buen momento para recordar que “si el mundo se pone patas arriba, lo mejor es darse la vuelta con él”…así que quizás sea una buena oportunidad de salir de la rutina y reforzar los vínculos con nuestros hijos.

conciliación coronavirus
Foto: :
Nadezhda Fedrunova
Compartir en