renacimiento emocional

Crecimiento, Crecimiento personal, Estilo de vida, Psicología

El renacimiento emocional

9 marzo 2021. 7:25 am

Publicado por


La primavera nos invita a brotar desde nuestro interior al ritmo de la naturaleza y a través de emociones agradables como el entusiasmo, la alegría y el amor

La primavera está grabada en nuestra imaginación como la estación del deshielo y del despertar de la vida.  Es la oportunidad para ver si los propósitos y objetivos que solemos considerar a principios del año están en marcha y con qué ritmo o, si por el contrario, siguen congelados.

Podemos aprovechar la estación de la vida para engancharnos a nuestros proyectos vitales e impulsarlos, revisarlos o crear otros nuevos. Es un buen momento para comprometernos con lo que necesitamos para que nuestra vida tenga el sentido que queremos darle.

Podemos aprovechar la estación de la vida para engancharnos a nuestros proyectos vitales e impulsarlos, revisarlos o crear otros nuevos

renacimiento emocional
Foto: Thitaree Sarmkasat

Las emociones agradables son sentidas con mayor intensidad en esta estación donde la vida resurge y salimos del letargo.

Igual que las emociones incómodas nos indican los obstáculos que encontramos en nuestro camino y que deben ser solucionados, las llamadas emociones positivas, son las que nos hacen sentir de forma agradable, y son tan útiles como las que nos hacen sentir inquietos o francamente mal.

Las experiencias emocionales como el interés, la alegría y el amor nos vinculan con los demás y nos motivan para seguir haciendo aquello que vemos que funciona. Son motores de crecimiento y mantenimiento de las relaciones. 

Aquellas relaciones en las que no sentimos alegría o amor de estar con quién tenemos al lado nos indican que algo no va bien y tenemos que solucionarlo o bien, abandonar la relación, cuando lo que obtenemos a pesar de nuestro esfuerzo es incomprensión, indiferencia o ya directamente maltrato.

La primavera es una oportunidad única para cultivar las emociones agradables, que brotarán con mayor facilidad debido a la luz y la explosión de vida alrededor.

La primavera es una oportunidad única para cultivar las emociones agradables, que brotarán con mayor facilidad debido a la luz y la explosión de vida alrededor

1.

El interés

Es una emoción que incita a explorar y aprender, es un motivador que empuja al cambio y la novedad. Es el abono que hará crecer todo a nuestro alrededor.

2.

El entusiasmo  

Sirve para acelerar  nuestro interés por conocer, intensificando los esfuerzos. Es la emoción que permite insistir y no rendirse.

3.

La curiosidad

Hace posible el análisis del entorno y nuevos descubrimientos, es algo vital en la ciencia, el arte y aplicada a la vida cotidiana, nos abre perspectivas en nuestro mundo.

4.

La felicidad

Es una emoción que nos hace sentir bien con nosotros y con el mundo. Es una emoción sobre la que se especula demasiado y se vende como un negocio.

Felicidad, según mi opinión y la de muchos filósofos y psicólogos a lo largo de la historia, es la sensación y su consciencia de que todo en este momento encaja, caminamos en la dirección que hemos elegido, nuestra vida tiene sentido y sabemos que estamos dando los pasos en esa dirección que deseamos. No tiene que ver con estar alegre ni encontrarse eufórico.

5.

La alegría

Es la sensación del logro de un resultado, sea profesional, sentimental, o, en resumen, vital. Tan simple como encontrarse bien con un amigo, una subida de salario, acabar un trabajo complejo o llegar a un sitio deseado. Las emociones positivas liberan tensión, nos hacen más abiertos a la información y nos expanden, amplían nuestras relaciones y oportunidades, son la primavera de nuestros proyectos vitales.

6.

El amor

Es lo que nos conecta con los demás y especialmente con los que más valoramos, motiva acciones de contacto y cuidado y nos da seguridad. Por eso, un amor que nos hace sentir inseguros es posible que no sea amor, sino dependencia o entretenimiento para huir de la soledad. La dependencia, el miedo a la intimidad y la ansiedad son barreras para el amor.

El amor es sentirse libre con la persona que queremos, saber que contamos incondicionalmente con ella y ella con nosotros. Es una emoción que nos motiva a compartir y dar lo mejor de nosotros. En la pareja se relaciona con la intimidad y el compromiso que potencian y forman parte del amor.

renacimiento emocional
Foto: Thitaree Sarmkasat

Todas estas emociones se complementan con las emociones que nos hacen sentir mal, que nos indican que algo requiere ser solucionado, que nos motivan a actuar para ello, al igual que las positivas o agradables.

De estas emociones agradables, solo una es básica, tal vez genéticamente transmitida, la alegría, que tiene el sentido de hacernos conscientes de que en la situación que estamos nos encontramos bien y se muestra en nuestra cara y cuerpo para transmitir a los demás que estamos bien con ellos y que lo que estamos haciendo nos gusta y queremos que se repita.

El resto de las emociones agradables son complejas, dependen mucho de la cultura y entorno social, se puede decir que están construidas por el ambiente. Así el interés y la curiosidad dependen de la educación e inquietudes que el entorno nos transmite. La felicidad tiene mucho que ver con qué está valorado socialmente, salvo que la autoestima y libertad que una persona logre, le saquen de la idea de lo bien visto socialmente.  El amor difiere igualmente en cada cultura y cambia a través de la historia, aunque la homogeneidad se expande por el mundo.

Por eso es tan importante la educación en sentido amplio, incluyendo la educación emocional y la ética, ya que pueden abrir nuestro interés, entusiasmo y hasta saber que la Felicidad es encontrarnos en el camino que deseamos seguir.

La Felicidad es encontrarnos en el camino que deseamos seguir

La Psicología y su rama aplicada, que me ocupa, la Psicoterapia, pueden ofrecer la enseñanza de estas emociones agradables y que una persona las asuma y practique para conseguir lo que necesita en su vida.

Es primavera y podemos brotar desde nuestro interior al ritmo de la naturaleza. Eso que llamamos crecimiento personal y que necesita del cuidado diario, llegar a ser nuestra mejor versión, mejorar cada día en aquello que nos proponemos. Las emociones incómodas o desagradables nos ayudan a solucionar los problemas que se nos plantean, las emociones agradables o positivas nos ayudan alimentando la ilusión por vivir.


Si te ha gustado este artículo sobre el renacimiento emocional, te recomendamos:

Compartir en