de la danza oriental al camino sufí
La nariz de Barbra

Cuerpo, ELLEZA, Estética, Mente, Psicología, Salud

Soltar: de la danza oriental al camino sufí

6 octubre 2020. 8:00 am

Publicado por


La bailarina Paula Lena nos cuenta su camino hacia la disolución del ego.

de la danza oriental al camino sufí
Foto: Gabriela Jerjes

Parece que el otoño es un buen momento para soltar, tanto lo que nos sobra como aquello que ya no nos sirve, aunque nos dejemos engañar por el apego. 

Hace unas semanas hablamos con la bailarina y coreógrafa Paula Lena sobre la danza oriental como antídoto contra la rigidez, y hoy lo volvemos a hacer para dar un paso más y romper las barreras corporales y mentales en ese difícil arte de soltar e ir mas allá de nosotros mismos y nuestras convicciones.

Paula, además de ser bailarina, coreógrafa e historiadora, lleva años practicando y enseñando el giro derviche, esa misteriosa y fascinante forma de meditación llena de imágenes evocadoras, que popularizó Franco Battiato.

- Paula, me ha maravillado descubrir que, además de investigar sobre danzas del mundo, entraras en el terreno más espiritual del sufismo y el giro derviche ¿ Nos puedes hablar de tu experiencia en ese mundo, que resulta tan lejano como atractivo?

Eso es algo muy personal, que terminó siendo algo profesional. No fue mi intención. Hace poco, hablando en otra entrevista, de estas que se están haciendo por Instagram, con una amiga y discípula de Chile, me preguntaba cosas y le decía: “no lo decidí yo. Me llegó y lo acepté”…así que fue algo que sucedió... y sucedió después de la muerte de Shokry, que siempre me hablaba del sufismo, y yo como que no lo captaba: lo escuchaba pero no lo interiorizaba. Shokry giraba, pero para mi, en ese momento, era como algo de él, algo como de los hombres, algo de los orientales,…que no tenía nada que ver conmigo… Y luego cuando Shokry falleció (el 20 de mayo de 200), en diciembre de ese mismo año, vino Mohammed El Sayed a Buenos Aires de gira, y en una clase nos dio un poquito de introducción al giro, y fue ahí donde yo comprendí….. y entonces empecé a buscar un profesor de giro, ¡ y había uno justo en Buenos Aires!. Por un lado yo siempre fui  una persona muy creyente, no religiosa, pero creyente, y no encontraba en la religión de mi familia un sostén,…o una empatía, digamos. Soy de familia católica apostólica romana, porque además mis dos familias son italianas…pero sí tuve siempre una fe. Siempre tuve fe en Dios. Y cuando empecé a practicar el giro sufí, un poco por intuición y una necesidad de hacer eso, que era girar, y encontrarme en ese estado al cual lleva el giro, a través del giro, empecé a convivir con los sufíes, y acá me tienes. Fue casi un camino natural.

- Increíble que, cuando te llegó el momento y estabas preparada, te surgiera la oportunidad…

Sí, y al mismo tiempo el girar se fue transformando….yo tomaba las clases de giro y en un momento mi profesor se mudó de Buenos Aires y me dejó a cargo de las clases, y tuve un desentendimiento, porque yo sentí que no tenia nada más que enseñar a esas personas que venían a esas clases de giro, y finalmente fui a ver a mi maestro, que vive en Turquía, y él me dijo: “no, no, no, señorita, Vd no tiene que dejar de girar. Eso es lo que Vd tiene que hacer. Tiene que seguir dando las clases y tiene que seguir girando, y se va a su casa y lo sigue haciendo”…

Y yo dije: “ok”

de la danza oriental al camino sufí
Foto: Gabriela Jerjes

- ¿Y lo haces ahora en Neo Baladí?

el giro se ve como una danza, pero al mismo tiempo es una meditación, que es en última instancia el foco, porque no se gira por girar; se gira por meditar

Sí, entonces sigo dando las clases y sigo girando. Y mucha gente de la danza oriental tiene esa inquietud, porque el giro se ve como una danza, pero al mismo tiempo es una meditación, que es en última instancia el foco, porque no se gira por girar, se gira por meditar, y es muy enigmático y muy atractivo: una persona dando vueltas, y dando vueltas, y dando vueltas…y al mismo tiempo te provoca un estado diferente ver a una persona bailar. De hecho hay muchas mujeres que bailan y giran y hacen fusión de giro con danza. Yo también lo hago, pero no puedo explicarlo mucho. Sólo puedo explicar lo que pasa…

- ¿A qué estado de conciencia o no-conciencia llegas ? ¿Cuál es la diferencia con otros tipos de meditación, como la budista, por ejemplo?

es como si todo lo que fuera superficial se fuera a los lados y lo esencial quedara en el centro y pudiéramos llegar a una conciencia de lo que es esencial a nosotros

Yo no te podría comparar el giro sufí con la meditación budista, por ejemplo, porque nunca la he practicado. A diferencia de otras meditaciones que sí he practicado, el giro sufí, o “samâ” , la diferencia es el movimiento, y en el movimiento hay algo que sucede en el sentido de que el giro es como una fuerza centrífuga, como esas máquinas en las que pones una verdura o fruta y sale la esencia, y es interesante porque en el movimiento repetitivo, que emula el movimiento de la célula, el ADN, la Tierra y la Galaxia, es como si todo lo que es superficial se fuera a los lados y lo esencial quedara en el centro y pudiéramos llegar a una conciencia de lo que es esencial en nosotros, en la persona que está girando. No  es que pretenda alcanzar un estado específico, sino que en el recorrer de las prácticas día a día, vas a experimentar algo diferente y transitar por universos internos diferentes.…partes de ese Cosmos que es cada persona. No es que vayamos a buscar un estado de conciencia “x”, sino que vamos a transitar diferentes estados, porque el objetivo es lograr la conexión con la esencia divina que habita en nuestros corazones.

el objetivo es lograr la conexión con la esencia divina que habita en nuestros corazones

- ¿Por qué el movimiento favorece la meditación?

El movimiento favorece la meditación por lo siguiente: para algunas personas que somos inquietas, ansiosas, o curiosas, estar quieto en una meditación nos pone más ansiosos, como si no estuviéramos haciendo nada. Entonces el movimiento del giro hace que uno tenga que estar pendiente del cuerpo, en el sentido de consciente, y en esa necesidad de consciencia hay una pequeña trampa al ego, porque lo ocupas en dos cosas: primero, siendo consciente del cuerpo, en el que uno va a poner los brazos de determinada manera, la pierna de otra forma… y mientras lo mantienes ocupado, el corazón puede ir a trabajar con su esencia. En ese sentido es interesante lo que puede suceder, porque estamos ocupándonos de diferentes cosas para que lo más importante de nosotros, que es nuestro corazón, se ocupe de lo que se tiene que ocupar, y no de otras cosas.

el movimiento del giro hace que uno tenga que estar pendiente del cuerpo, en el sentido de consciente, y en esa necesidad de consciencia hay una pequeña trampa al ego

- ¿Cuál es el origen del giro sufí? ¿Nos puedes contar algo de su Historia?

Bueno, el origen del giro sufí es un poco controvertido, porque algunos dicen que el que lo inventó fue Yalal Al-Din Al-Rumi, místico y poeta persa del siglo XII, afincado en Konya, en la actual Turquía, también conocido como Meviana, "El Maestro", por sus seguidores. Otros consideran que era una manifestación de algunas danzas de la antigua Persia , y que lo que hizo Al-Rumi fue desarrollar la práctica, no inventar el giro, sino desarrollarlo como práctica espiritual. Hay relatos sufíes que cuentan que Jesucristo, que para el Islam es uno de los principales profetas, giró varias veces en su vida. También se cuenta dentro del sufismo, que el profeta Mohammed y algunos de sus compañeros, de sus discípulos, también giraron en algunas ocasiones específicas. Pero lo que sí se sabe con certeza es que Al-Rumi desarrolló la práctica de giro con fines devocionales, en el Siglo XII y en Turquía. Ahora, lo que también se conoce es que el que desarrolló el ritual de giro que hoy en día los discípulos realizan, fue su hijo, el Sultán Walad. Después de su muerte, muchos de sus discípulos se fueron a otros países: Egipto, Siria e Irán, que en ese momento era Persia… y en esos países incluyendo Turquía, que es donde vivía, es donde se desarrolla el giro sufí, y en cada uno de esos países se desarrollan peculiaridades en la práctica. Nosotros aquí en Occidente conocemos más el giro sufí de Turquía, pero también existen otras tradiciones de giro sufí.

- Y en la actualidad ¿ Cómo se transmite ? ¿Cualquiera puede girar?

En la actualidad pasan muchas cosas…pero cualquiera que tenga las condiciones físicas, dos piernas sanas y un cuerpo sano para girar… sí, cualquier persona que tenga la inquietud puede girar. 

cualquier persona que tenga la inquietud puede girar

En cuanto a cómo se transmite, hay dos formas, a grandes rasgos: un grupo de personas que lo transmiten dentro de un ámbito devocional, religioso en el buen sentido de la palabra, bajo las enseñanzas de una “tariqa”, cofradía u orden sufí; y otras lo practican dentro de un rango un poco más amplio, que vamos a poner como “nueva espiritualidad”. Hay muchas bailarinas que tienen trabajo con alguna práctica ancestral, energética o meditativa, pero que no están dentro de un sistema, religión o devoción específica, sino de fusión de trabajo energético, y esa es otra forma de practicar. 

- ¿Tienes alguna recomendación para alguien que se quiera iniciar?

¿Qué le puedo sugerir a alguien que tenga ganas de hacerlo ? Que vaya a lo más tradicional, por lo menos para empezar, que empiece con alguien que le dé las bases tradicionales de la práctica, y esas bases, sí o sí, tiene que ver con el sufismo, con la religión y con la práctica devocional.

de la danza oriental al camino sufí
Foto: Hulki Okan

-…¿ y nos puedes adelantar el truco para no caernos?

Si no existiera la práctica devocional, cómo explicaríamos que una persona pueda girar tantos minutos siempre sin parar, sin marearse…llegando a un estado de atención, de claridad mental, de satisfacción física, alegría, o de meditación e introspección

El truco para no caernos no es un truco. Es una práctica devocional. Si no existiera la práctica devocional, cómo explicaríamos que una persona pueda girar tantos minutos siempre sin parar, sin marearse, sin sentirse mal sino todo lo contrario, llegando a un estado de atención, de claridad mental, de satisfacción física, alegría, o de meditación e introspección, a un autocuestionamiento….entonces el secreto, y por eso indico que lo hagan con una persona que esté en el camino espiritual del sufismo, por lo menos para empezar: es que esa persona te va a dar la clave para que puedas entrar al giro desde un punto beneficioso, y no un girar al “tan tan” y marearte o poner el cuerpo en una exigencia desmedida.

- Hablando de soltar, que es el tema sobre el que estamos tratando en este momento en varios artículos: ¿Qué sueltas en cada vuelta?

Lo ideal es que se suelte en cada vuelta un poco más de nuestro ego

Lo ideal es que se suelte en cada vuelta un poco más de nuestro ego, y a cada vuelta hacerlo más desde el corazón y menos desde la mente. Eso es lo que se suelta en cada vuelta, “Insha'Allah” ( إِنْ شَاءَ ٱللَّٰهُ ), si Dios, quiere…

de la danza oriental al camino sufí
Foto: Gabriela Jerjes

- Y siguiendo con el mismo tema de “soltar” o “dejar ir” y uniéndolo al tema de la femineidad, en la danza oriental ( raks sharky  رقصشرقي) parece que sí se despierta algo. ¿Cuál es el poder que tiene para la mujer? , ¿ despierta algo de lo femenino que hay en nosotros? ¿de qué manera trabaja? ¿qué casos has visto tú de transformación? …y ¿cómo te ha transformado a ti?

Mira, más bien cómo me transforma a mi, porque en un punto, desde el primer día que yo entré a una clase con Brigitte Bacha, mi primera profesora, para mi fue como otra realidad. Entrar en un espacio donde había mujeres de todas las tallas, de todas las edades, de todos los tamaños y colores,…porque encima era en Brasil, donde es mucho mas diverso. Y todas estaban ahí bailando, compartiendo, alentándose entre ellas, porque hay esta competitividad entre las mujeres, que nos enseñaron que es lo que tiene que ser, y eso ya es transformador…

- La sororidad, que ahora está tan de moda…

Sí, esa sororidad, que dices: esto es real. Esto es posible, esto es lo natural, lo que tiene que ser…no lo otro. Entonces, una cosa que yo vengo viendo… tú me preguntas que cuántas tranformaciones vi…y vi todas las transformaciones  de la gente que pasó por mis clases, o de colegas mías en otras clases que yo tomo. Tenemos una situación hoy en día, en muchos países, lamentablemente en algunos orientales también, que es una visión de la feminidad y de la masculinidad, muy reduccionista, o sea, es como decirte : ser mujer es esto, ser hombre es esto. ¿Y las excepciones dónde están ?

Tenemos una situación hoy en día, en muchos países, lamentablemente en algunos orientales también, que es una visión de la feminidad y de la masculinidad, muy reduccionista

- Sí, volvemos al tema que hablábamos en la primera parte de la entrevista…

Sí, por ejemplo una cosa de la que ese está hablando mucho hoy en día, es de la Comunidad LGTB….¿en qué momento no tuvimos homosexuales? ¿en qué momento no tuvimos personas que se sienten fuera de su cuerpo, o que su cuerpo nos se corresponde con lo que sienten? ¿En qué momento dejamos de tener personas bisexuales? ¿en qué momento ? …Siempre esas personas fueron parte de las comunidades . …y otra cosa de la que se está hablando mucho: el derecho de las mujeres a trabajar: ¿en qué momento las mujeres no trabajamos ? ¿en qué momento de la Historia? Entonces tenemos que revisar en qué momento dejamos de considerar que estas personas eran parte de la comunidad, en qué momento dejamos de ser hermanas, en qué momento dejamos de considerar lo que era trabajo… , y son momentos de la Historia, en los que hay una clase dominante a la cual le conviene que “dejemos de”, para manejar ciertas cosas. 

tenemos que revisar en qué momento dejamos de considerar que estas personas eran parte de la comunidad, en qué momento dejamos de ser hermanas, en qué momento dejamos de considerar lo que era trabajo…

- Vaya…eso me suena bastante cercano

Yo creo que la danza del vientre puede ser transformadora en el sentido de que una puede llegar a conocerse a través del conocimiento de su propio cuerpo, y llegar también a conocer sus emociones, sus pensamientos,… y es tan placentero bailar danza del vientre: primero es placentero, segundo es de autoconocimiento, tercero que no hace falta un determinado cuerpo ni unas determinadas condiciones físicas para bailar. Es como : ah, ok, puedo bailarlo…

Yo creo que la danza del vientre puede ser transformadora en el sentido de que una puede llegar a conocerse a través del conocimiento de su propio cuerpo, y llegar también a conocer sus emociones, sus pensamientos

- Es muy liberador, ¿no ?

Sí, es como que no tienes que tener tal peso o tal altura, o tal contextura,….no. Puedo bailarla porque tengo un cuerpo. Punto. Y después hay como una teatralidad en los movimientos: es como si cuando uno baila pudiera sentir esas vidas de esas otras mujeres que también bailan , …hay algo energético que sucede, que es como si uno estuviera bailando realmente una danza y detrás de nosotros estuvieran todas esas mujeres que ya la bailaron. Siglos y siglos de mujeres bailando de esta manera. Y eso es muy poderoso, y es muy bello también. Y el saber que la otra lo está haciendo igual que yo pero a su manera, y que su manera está bien y que mi manera también está bien, es muy poderoso.

el saber que la otra lo está haciendo igual que yo pero a su manera, y que su manera está bien y que mi manera también está bien, es muy poderoso

- Y tan difícil, …un poco lo contrario al ballet, que es competencia y rigidez ¿no ?

Es que en el ballet, por cómo fue diseñado, todos tienen que ser iguales y dar una sensación de uniformidad, de que todos van al mimos tiempo, a la misma altura, y en la Danza oriental eso no hace falta, y ahí va una crítica a las formas modernas de la danza oriental, que buscan esa misma uniformidad. De repente vas a ver espectáculos de danza oriental o muestras de alumnas, y están todas vestidas iguales y todas en el mismo movimiento e incluso el mismo gesto con el rostro…y hay algo de lo oriental que se pierde, porque cuando uno ve, por ejemplo, una danza de las mujeres  del Atlas de Marruecos, que van todas en línea bailando el mismo movimiento, igual ves que cada una lo hace de forma distinta: van juntas al unísono, pero cada una tiene una forma…o ves por ejemplo una ronda de Dabke

- ¿Qué es el Dabke?

Dabke es una danza que se baila en la península del Sinai, Palestina, el Líbano, en Siria y en Irak. Es una danza que originalmente es de hombres y que hoy bailan las mujeres también. 

Y los ves y cada uno le pone su "impronta”, aunque hagan el mismo movimiento .

Entonces, cuando vas a ver un espectáculo de danza oriental y están todas igualitas bailando, hay algo que se pierde. Algo de la esencia oriental que se pierde…

- Es como que la danza oriental deja salir la esencia de cada persona, ¿ no? Te conecta contigo mismo, por eso de ahí viene la pregunta que te hacía sobre dejar salir la femineidad sin todos esos prejuicios, tabúes, y preconcepciones que tenemos de nuestro cuerpo, y en cambio en cuanto lo uniformas, se convierte en una coreografía para que vean los demás, pero desconectas de lo tuyo; de porqué estás bailando, que se supone que es porque te sale y no por agradar a nadie…pero tenemos la cosa esta tan difícil de sacarnos de “agradar”, y “hacer algo bonito” para que guste,…

Sí, y hay una trampa en eso, porque si pensamos en la danza como dos formas: una de adentro hacia afuera, y otra de afuera hacia dentro. ¿cuándo una persona destaca más ? Cuando hace algo de adentro hacia afuera.

si pensamos en la danza como dos formas: una de adentro hacia afuera, y otra de afuera hacia dentro. ¿cuándo una persona destaca más ?

- Claro, es una paradoja; que cuando quieres agradar consigues lo contrario. 

Entonces cuando alguien rompe con esa forma preestablecida, es cuando alguien destaca, pero sin embargo, estos mismos que dicen: esta personas no son más de esta comunidad, las mujeres deben ser así, los hombres deben ser asado,…es una forma de control, de unos pocos sobre muchos, pero esos pocos rompieron con una forma al mismo tiempo. Es una absoluta paradoja, y al mismo tiempo, hay algo interesante en esto, que hoy en día tenemos la opción de decir: quiero bailar como los demás , y hay espacio para eso, quiero bailar como yo misma, y hay espacios para eso. 

la danza oriental, por más que tenga una forma específica, te permite buscar dentro de ti cómo acceder a esa forma

Entonces, si hay algo interesante para mi, en mi forma de pensar, vivir y sentir, es que la danza oriental, por más que tenga una forma específica, te permite buscar dentro de ti cómo acceder a esa forma , hacer tu propio camino para llegar a esa forma, y modificar esa forma según tus posibilidades, necesidades y gustos. Por eso no le veo ningún sentido a que te amoldes a una forma rígida: cuando uno hace eso, y todos están uniformizados, para mi se pierde la esencia de lo que es la danza y la música oriental…el pensamiento de lo que es oriental …

- Siempre he visto lo oriental en oposición a la rigidez…como liberador. Es totalmente lo opuesto a la sociedad en la que vivimos, ¿no? Y a los que somos más rígidos nos llama más la atención, porque es todo lo contrario, te permite dejarte ir, dejarte llevar,…

Sí, y al mismo tiempo hay unas pautas…

- Claro, hay un orden, pero respetando la individualidad…

Sí, y la diversidad, y eso es lo interesante para mi desde todo este mundo de las danzas populares, y también de las danzas de escenario, porque en ese sentido también es interesante, que parece que están por un lado las danzas populares y por otro las de escenarios, pero no están cada una por su lado. Ambas están en constante comunicación. Si bien en Europa y en América, y hablo desde el Norte hasta nosotros que somos los más australes, las danzas populares y escénicas se han distanciado, en las danzas orientales las populares y las escénicas están constantemente en comunicación. 

Yo creo que ahora, en los últimos 10 años, por lo menos en Argentina, hay gente de las danzas de escenario que se está nutriendo de las danzas populares, pero es algo bastante reciente, me parece. 

- Qué interesante que esté pasando…

Sí, me parece que es interesante, porque originalmente es así, …si piensas en la historia del ballet, originalmente un señor que era rey dijo: voy a estilizar esta danza de corte, esta danza de los campesinos,…y en el ballet mismo puedes ver indicios de esas Danzas más populares y ancestrales…

- Claro, todo sale de algún sitio… ¿y qué proyectos tienes ahora? Es que te veo como que sigues ahí, aprendiendo, investigando,….

Bueno, ahora mismo pocos proyectos…bueno o muchos proyectos, depende de la perspectiva… Ahora mismo volví a estudiar música, encontré un profesor que me gusta mucho, árabe oriental. Estoy estudiando instrumento y teoría de la música.

- ¿Qué instrumento ?

Riq, que es el que tiene las sonajas. Es más liviano que la darbuka, pero mucho más difícil; pero bueno, eso es lo que me gusta. 

Luego estoy estudiando danza persa, con una profesora que también que me gusta mucho, y gracias a esto de la pandemia ella empezó a dar clases online, entonces puedo tomar clases con ella porque no vive en Argentina, y acabo de terminar el espectáculo Celula Universo 2, con algunas de las bailarinas que hicieron el primero…y tengo 4 proyectos parados:

Un espectáculo con 2 bailarinas más, que se llama “Atardecer oriental”, que viene  en un ciclo de espectáculos de danza teatro que yo vengo haciendo con danzas orientales. El primero fue “Tardes mediterráneas “,  el segundo fue “Tardes egipcias” y el tercero fue “Tardes magrebíes”, y ahora  habíamos empezado a trabajar  “Atardecer oriental”

Después hay otro proyecto que es un espectáculo unipersonal, que me parece que va a quedar para el año que viene, también de danza teatro,…

Y luego, formo parte de un proyecto de danza teatro de un Director que me convoca a mi como intérprete, y que también está parado por la pandemia.

- Parece que todo está medio parado por la pandemia

Sí, y después, hay otro proyecto, que es encargado, que es un libro, sobre la Danza sufí, y ese está parado porque no encuentro yo el espacio mental para hacerlo 

de la danza oriental al camino sufí
Foto: tBoyan

- Vamos a ver,…porque depende de lo que dure la pandemia, ese parece un proyecto al que sí favorece el encierro.

Pero sin embargo no he encontrado el momento de sentarme a escribir como algo regular, pero ya va a venir….

- ¡ Seguro!… ¡ pero al final son bastantes proyectos!

Bueno, sí, igual sí…

- Y hace una semana cumpliste 50 años, ¡ felicidades!

Sí, el 18 de septiembre, pero estoy encantada. Yo no conozco a ninguna mujer que me haya dicho nunca que está encantada de cumplir 50 años…

- Bueno, yo he cumplido 48, y es un tema que llevo bien porque cada año alucino con lo que he aprendido respecto al año anterior…Creo que ahí tenemos un tema por arreglar socialmente, y más entre las mujeres, y no sé porqué: ¡ si ser mayor es ser más sabia!… Lo único es que tienes más arrugas y esas cosas, pero tampoco es para tanto, ( y encima tiene solución no sé…tampoco es el gran drama). Creo que ganas más de lo que pierdes….

Sí, es como que tengo 50 años y un montón de proyectos, y ganas de bailar, de hacer cosas y estoy bien,…

tengo 50 años y un montón de proyectos, y ganas de bailar, de hacer cosas y estoy bien

- Bueno, Madonna ha cumplido 62, y cada año inventa algo…

Sí, sigue haciendo cosas creativas y vibrando. Es genial. 

View this post on Instagram

@dualipa #levitatingremix

A post shared by Madonna (@madonna) on

- Sí, eso de la fecha de caducidad que te ponen otros, pues bueno, que te la pongan…¡ allá ellos!

Sí, y si pensamos, que, como dicen muchas religiones, el alma es inmortal, que después de esto hay otra realidad, con más razón. Los números son eso, números.

- Bueno, y ya has visto cómo pasan 20 años además…es que lo de las cifras no funciona así. Lo que dicen del tiempo y del espacio, que es más multidimensional y menos estructurado de lo que pensamos.

Es esto del tiempo lineal, que también es una convención para ordenar cierta realidad pero que en realidad funciona de otra forma

- Claro, pero necesitamos un orden. Nos tranquiza tener esa línea de tiempo, aunque no sea del todo real.

Bueno, o no es la única, por lo menos…

Muchas gracias Paula, por compartir toda esa mezcla de energía y sosiego, que me vuelve a recordar a eso que decía Battiato de encontrar el “centro de gravedad permanente”, que, con lo que viene, falta nos hace…


Si te ha interesado este artículo sobre el sufismo y el giro derviche, te recomendamos :

de la danza oriental al camino sufí

Tasawwuf: Introducción al Sufismo

de la danza oriental al camino sufí

Rubayat

de la danza oriental al camino sufí

El camino del Sufi 

Compartir en