¿Te adaptas al cambio con facilidad?
La puerta sin llave

Astrología, Crecimiento, Crecimiento personal

¿Te adaptas al cambio con facilidad?

4 septiembre 2020. 8:00 am

Publicado por


Analizamos los principales indicadores astrológicos que pueden aportar rigidez y flexibilidad en la personalidad

Decía Charles Darwin que no es la especie más fuerte la que sobrevive, ni la más inteligente, sino la que mejor se adapta al cambio. Esta cita, cuyo sentido nunca ha caducado, se presenta hoy en día más vigente que nunca. 

En la época de continua incertidumbre y cambio que vivimos, donde no sirve de mucho planificar nada en nuestras vidas a medio o largo plazo, la flexibilidad se impone como una habilidad necesaria para fluir en este presente tan volátil e incierto

En la época de continua incertidumbre y cambio que vivimos, donde no sirve de mucho planificar nada en nuestras vidas a medio o largo plazo, la flexibilidad se impone como una habilidad necesaria para fluir en este presente tan volátil e incierto. Por el contrario, una excesiva rigidez va a desembocar seguramente en un choque continuado con una realidad que no es como creemos que tendría que ser y la consiguiente rabia, ansiedad o frustración.

¿Te adaptas al cambio con facilidad?
Foto: MissTuni

El que seamos personas más rígidas o flexibles va a depender de múltiples factores entre los que incluiríamos el entorno en el que hemos nacido, nuestra educación, familia, sistema de creencias y valores, experiencias que hemos tenido al largo de la vida, etc. Pero, si queremos ir más allá, la astrología nos puede aportar, como siempre, más respuestas y pistas en este sentido. 

Empezaré puntualizando que la interpretación de la carta natal de una persona depende de un conjunto de posiciones y aspectos de los planetas tal y como estaban en el cielo el día que nació. Es una interpretación profunda, detallada, compleja y única para cada ser.  El objetivo de este artículo es explicar, de forma más generalizada, qué planetas, signos y configuraciones pueden influir a la hora de marcar una tendencia hacia la rigidez en la personalidad, pero siempre es recomendable mirar la carta natal en su conjunto.

En primer lugar, vamos a fijarnos en los elementos y en los ritmos que predominan en una carta natal. A mayor número de planetas (sobre todo luminarias -Sol, Luna- y personales) en signos de tierra como Tauro o Capricornio o fijos como Leo, Tauro, Escorpio o Acuario, existirá una tendencia más marcada hacia la rigidez e inflexibilidad en nuestros hábitos, ideas, creencias, relaciones, etc. Si, por el contrario, tenemos muchos planetas en signos de aire como Géminis o Libra o signos mutables como Sagitario, Virgo, Géminis o Piscis, con toda probabilidad seremos personas más flexibles y más propensas a adaptarnos a los cambios sin dificultad.

En cuanto al Ascendente, que es lo que marca cómo salimos al mundo y nos mostramos ante los demás, si se encuentra en alguno de estos signos fijos o de tierra, ofreceremos una imagen de rigidez con la que quizás no nos sintamos identificados al 100%, ya que el resto de posiciones planetarias de la carta pueden indicar que, en realidad, no somos así.

1.

Saturno, los límites que están en nosotros

Una vez hemos identificado cuántos planetas tenemos en signos fijos y de tierra, vamos a fijarnos en Saturno. Este planeta representa el arquetipo de los límites, las estructuras, la rigidez, la responsabilidad y el compromiso, entre otros. Podemos imaginar a Saturno como un edificio de hormigón sólido, resistente, estable y frío, cuyas paredes nos aportan la estructura necesaria para habitar entre ellas, pero también nos limitan, nos “encierran” y son unos muros de una rigidez tal que es imposible traspasarlos o modificarlos a nuestro antojo. 

La posición de Saturno en nuestra carta natal y los aspectos que realice con otros planetas va a darnos mucha información acerca de nuestra capacidad de ser flexibles y de adaptarnos a los cambios que la vida nos vaya trayendo

La posición de Saturno en nuestra carta natal y los aspectos que realice con otros planetas va a darnos mucha información acerca de nuestra capacidad de ser flexibles y de adaptarnos a los cambios que la vida nos vaya trayendo. Pensemos como ejemplo en Margaret Thatcher. La que fue durante muchos años primera ministra del Reino Unido y conocida como “La dama de hierro” por su rigidez, dureza e intransigencia, tenía a Saturno conjunto a su Ascendente en el signo fijo de Escorpio. Otra mujer con un carácter parecido, la reina Isabel II de Inglaterra, es Sol Tauro, ASC Capricornio, tiene Saturno conjunto al Medio Cielo en Escorpio y un total de seis planetas en signos fijos.

¿Te adaptas al cambio con facilidad?
Foto: MissTuni

En nuestra carta natal, vamos a tener un Saturno fuerte si este planeta se encuentra en Capricornio (signo del que es regente), en la cúspide de las casas angulares (1,4,7,10), en la casa 1 o en conjunción o aspecto tenso con Sol, Luna, Mercurio, Venus o Marte.

Un Saturno en conjunción o aspecto tenso con el Sol va a ser indicador de autoexigencia, perfeccionismo y excesiva rigidez, lo que va a limitar esa capacidad innata de brillar de nuestro Sol o identidad

Un Saturno en conjunción o aspecto tenso con el Sol va a ser indicador, desde pequeños, de autoexigencia, perfeccionismo y excesiva rigidez, lo que va a limitar esa capacidad innata de brillar de nuestro Sol o identidad. Con esta configuración, y más si ese Saturno se encuentra en un signo fijo, son personas que creen que su manera de hacer las cosas es “la manera de hacer las cosas” y suelen percibir la realidad en extremos, en forma de “bien o mal”, “blanco o negro”, sin tener en cuenta la extensa gama de grises que puede haber en el camino. La rigidez puede llegar a tal extremo que, en ocasiones, estos individuos acaban padeciendo problemas óseos o de espalda, que pueden ir desde roturas de huesos, problemas de rodilla, lumbalgias o hernias discales. Este planeta está asociado al esqueleto y, un exceso de rigidez o de peso existencial provocado por Saturno, puede llegar a hacer que nuestro sistema óseo se resienta de forma importante.

Si Saturno está tocando a nuestra Luna en forma de conjunción o aspecto tenso, el resultado podrá derivar en cierto bloqueo emocional a la hora de mostrar a los demás lo que sentimos. Sería algo similar a una Luna en Capricornio. Saturno nos pone esa coraza para protegernos de lo emocional y nos va a costar conectar con nuestras emociones y con nuestra parte más vulnerable.

Un Saturno en aspecto tenso con Mercurio va a influir en una rigidez a la hora de percibir la realidad y de expresar nuestras ideas. Quizás va a limitar de inicio nuestra capacidad de transmitir lo que pensamos pero también aportará una importante fortaleza intelectual y tesón a la hora de estudiar una materia concreta que nos interese. Con Venus, Saturno va a dificultar la capacidad de disfrutar plenamente de los placeres de la vida, de dejarnos llevar y va a limitar nuestra parte más sensual en las relaciones y también nuestra autoestima y el valor que nos damos a nosotros mismos. Con Marte, Saturno puede rigidizar y limitar nuestra motivación, coraje y capacidad de actuar en según que situaciones

Como he comentado al inicio, siempre es recomendable mirar toda la carta natal como un mapa de la persona, en su conjunto. Lo que refleja este artículo es una serie de “tips” genéricos que nos pueden ayudar a la hora de identificar ciertos rasgos de rigidez en la personalidad.

¿Te adaptas al cambio con facilidad?
Foto: MissTuni

2.

Mercurio, el procesador de nuestra realidad

Tras Saturno, fijémonos en Mercurio. El planeta de la comunicación, las ideas y los aprendizajes es también el responsable de ver de qué manera percibimos y procesamos nuestra realidad. ¿Cómo pensamos nuestra realidad? De forma arquetipal, un Mercurio en Géminis va a ser siempre más flexible y abierto a adaptarse al cambio que un Mercurio en Tauro, a quién le va a costar más ver la realidad de otra forma de la que él cree que es. Aquí, una vez más, la posición de Mercurio en signos fijos nos va a dar pistas para medir a priori nuestra rigidez o flexibilidad a la hora de procesar nuestra realidad y ser flexibles ante los cambios de ideas o creencias. Volviendo al signo del toro, Mercurio en Tauro va a alimentar, por ejemplo, un sistema de pensamiento más obstinado, estable y lento a la hora de cambiar de opinión. Un Mercurio en Leo va a defender con vehemencia aquellas ideas y percepciones que considere como las únicas y auténticas para él. Un Mercurio en Escorpio puede ser propenso a crear bucles en base a sus propios pensamientos y obsesionarse con los mismos. En Acuario, Mercurio presenta fuertes convicciones pero, al ser en este caso un signo de aire y regido por Urano, éstas pueden estar sometidas a cambios impredecibles y bruscos a lo largo de la vida.

3.

Y ahora, una vez hemos identificado el grado de rigidez que nos aporta nuestra carta natal, ¿qué podemos hacer para compensarla con ciertas dosis de flexibilidad? En primer lugar, como en todo lo relacionado con el autoconocimiento, lo primero que hay que hacer es tomar consciencia de que esa rigidez que nos es útil en algunos momentos de nuestra vida, necesita incorporar la capacidad de adaptarnos a los cambios vitales y sociales que están surgiendo y que vendrán en los próximos meses y años. La astrología simplemente es una herramienta más que nos puede ayudar a acometer este reto

lo primero que hay que hacer es tomar consciencia de que esa rigidez que nos es útil en algunos momentos de nuestra vida, necesita incorporar la capacidad de adaptarnos a los cambios vitales y sociales que están surgiendo y que vendrán en los próximos meses y años

En la carta natal, cada planeta representa un arquetipo, un personaje. ¿Cómo armonizar ese Saturno maestro que enseña y que nos confronta con la realidad, pero que nos limita y rigidiza?. En primer lugar, rindiéndonos a lo que representa y a lo que somos. Allí donde está Saturno en nuestra carta, están nuestros límites y rigideces, pero también es donde encontraremos nuestro compromiso, responsabilidad, capacidad de construir y responsabilizarnos de nuestra realidad y, en definitiva, nuestra maestría. 

¿Te adaptas al cambio con facilidad?
Foto: MissTuni

Allí donde está Saturno en nuestra carta, están nuestros límites y rigideces, pero también es donde encontraremos nuestro compromiso, responsabilidad, capacidad de construir y nuestra maestría

¿Qué planetas nos ayudarán a encontrar ese equilibrio necesario? Venus, desde el disfrute de la vida, dando valor a lo que nos rodea y armonizando nuestro entorno desde la belleza de las pequeñas grandes cosas. Júpiter nos aportará la confianza y el optimismo necesarios para darnos cuenta que lo mejor está por llegar y que nuestra verdad y creencias pueden evolucionar y expandirse en nuevos horizontes. Y Neptuno nos invitará a fluir y a dejarnos llevar… ¡ojo!, sin necesidad de escapar o evadirnos de una realidad que, al fin y al cabo, es la que hemos elegido vivir, aquí y ahora.

Puedes obtener el gráfico de tu carta natal de forma gratuita en www.carta-natal.es 

Si queres profundizar sobre el significado de tu carta, revolución solar, tránsitos o alguna área concreta de tu vida, escríbeme a inge@flippityflop.es


Puede que también te interesen otros artículos sobre rigidez:


Si te ha gustado este artículo, te pueden interesar:

¿Te adaptas al cambio con facilidad?

El desarrollo de la personalidad

¿Te adaptas al cambio con facilidad?

Los planetas

¿Te adaptas al cambio con facilidad?

El lenguaje astrológico

Compartir en