día del padre

Crecimiento, dia del padre, Estilo de vida, Literatura, Maternidad, Mente, paternidad, Psicología

¿Te has acordado del Día del Padre?

19 marzo 2020. 9:00 am

Publicado por


Padrecillos, padres y padrazos… Hacemos un repaso literario a algunos padres ejemplares y ejemplares de padres para celebrar el Día del Padre

Hace dos semanas celebramos el día de la mujer por todo lo alto – y más de uno se está arrepintiendo de ese encuentro masivo, dicho sea de paso – pero hoy voy a hacer un pequeño paréntesis y no hablar de la pandemia.

día del padre
Foto: ilbusca

Esta semana le toca el turno a la figura del padre y quiero dedicar unas líneas para celebrar su Día. Y para hablar de la figura del padre he de empezar hablando de la figura del hombre y su relación con la mujer. 

Por alguna razón, tengo un  desmedido interés por la relación hombre-mujer, la pareja que forman, su descendencia, la organización que todo ello conlleva y los acuerdos a los que llegan. Y me doy cuenta de cómo el equilibrio de ese reparto no equitativo me incomoda. Pero en lugar de batallar por ello, yo sólo analizo e intento poner nombre a las cosas, para entenderlas, luego aceptarlas y seguir adelante. Sólo eso. 

Y ya le pasó a la primera hembra, Eva en el jardín del Edén, es cosa de mujeres esto de poner nombre a las cosas.

día del padre

Y ya le pasó a la primera hembra, Eva en el jardín del Edén, es cosa de mujeres esto de poner nombre a las cosas. En un librito muy simpático con el que me topé recientemente que no podéis dejar de hojear – Los diarios de Adán y Eva de Mark Twain (sí, sí, el de Huckleberry Finn), se cuenta lo sucedido en el Edén hace miles de años (o no, quién sabe) y cómo ‘la nueva criatura de pelo largo le da un nombre a todo lo que aparece’. Y cómo a Adán le ‘gustaría que no hablara; siempre está hablando’. Al hombre le descoloca primero la hembra con la que se ‘asocia’ y le abruma la invasión de su espacio, que ahora ha de compartir: ‘Esta nueva criatura de pelo largo se entromete bastante. Siempre está merodeando y me sigue a todas partes. Eso no me gusta; no estoy habituado a la  compañía.’ Y cuando llegan los hijos el desconcierto es aún mayor. Su equilibrio se tambalea. ‘Son niños, lo descubrimos hace tiempo. Lo que nos confundió fue que llegaran de esa forma pequeña, inmadura; no estábamos habituados.’ No sólo su espacio, también su tiempo se reduce: ‘Estoy demasiado limitado aquí. Necesito un cambio de ambiente’.

Pero a este primer padre le pilló todo por sorpresa; ahora los padres vienen más preparados, con más ganas de recibir a sus churumbeles. Y atrás quedó ese Adán atolondrado por esa nueva familia (o no tanto, recuerden mis reflexiones en “Los hombres viven, las mujeres sobreviven”

día del padre

Hay padres que quieren digerir todo para sus hijos y que cuando lleguen al mundo – ‘ese lugar desconcertante, especialmente si acabas de nacer’, entiendan cómo funciona. Ambiciosa tarea que emprendió el artista-escritor Oliver Jeffers que reflexionaba así mientras esperaba la llegada de su hijo. ‘Mientras yo pensaba en ti e intentaba ver el sentido a todo esto. Esto es lo que creo que necesitas saber’. Una instantánea optimista y maravillosamente ilustrada de la vida contemporánea. ‘Estamos aquí’. Debe estar Oliver Jeffers preparando la nueva edición y actualizando para su hijo cómo queda el mundo después de esta nueva pandemia.

día del padre

También hay padres entregados que crean un universo navideño para sus hijos ¡durante 23 años! Ya lo conté en otra ocasión, pero en este Día del Padre le quiero hacer un homenaje particular a J. R. Tolkien y felicitarle por esas Cartas a Papá Noel y por crear ese mundo de fantasía para sus hijos. Esas cartas que el autor de “El señor de los anillos" enviaba cada diciembre a sus hijos con extraordinarias historias ilustradas de su Papá Noel particular. 

día del padre

Y luego tenemos ‘ejemplares de padres’, como el de Kafka, que quedó inmortalizado en uno de los textos más famosos sobre padres en toda la literatura, ‘Carta al padre de Franz Kafka’. Descubrimos cómo la educación estricta, firme y rígida de su padre condicionó todos los aspectos de su vida y le convirtió en una persona insegura, frágil y amargada. Le reprocha Kafka en esta larga carta – que nunca llegó a su padre pero sí leyó su madre – que ‘La sensación de nulidad que  muchas veces se apodera de mí se debe en mucho a tu influencia’, admitiendo, ‘tú eras para mí la medida de todas las cosas’. (No es de extrañar que esa infancia marcada por el sentimiento de insignificancia le hiciera creerse insecto y le inspirara para su obra ‘La metamorfosis’.)

No sabemos si inspirado por Kafka, pero Enrique Bunbury, líder de Héroes del Silencio, hizo similar reproche a su ‘ejemplar de padre’, por el que siempre se sintió aterrado, ya que nunca aprobó que se dedicara a la música en lugar de estudiar. Le escribió una carta que nunca envío, pero luego convirtió en tema de una canción. ‘La carta’, dice, ‘pondré casa en un país lejano, para olvidar este miedo hacia ti’.

Y para finalizar, he de citar a un padre atormentado y también marcado por otro ‘ejemplar de padre’, el de Karl Ove Knausgard que tanto le afectó e hizo que necesitara seis tomos de autoficción como purga de su crisis vital.

día del padre

En los seis tomos de ‘Mi lucha’, ( no confundir con otro homónimo hiperfamoso, Mein Kamph), que comienza precisamente con ‘La muerte del padre,’ rememora las distintas etapas de su vida, desde el sufrimiento como hijo con ese padre despótico y abusivo y luego narrando su infancia, adolescencia y edad adulta. Me detengo en el tomo 2, ‘Un hombre enamorado’, en el que nos narra cómo afronta él mismo el caos de la paternidad y el paso de ser hijo a ser padre. Y cómo enamorarse le cambia la vida y, después de consolidar esa relación de pareja, acaba por tambalearse con la llegada de sus hijos. 

Y vuelvo al principio, a Adán, porque lo que le pasa a Knausgard es que en muchos momentos lo único que quisiera es sentarse y continuar con su novela… Pero, ¡ay amigo!, vivir la cotidianidad de la vida en familia es un reto mayor del que imaginabas. Del amor y belleza pasa a la ira y el aburrimiento y habla de la frustración de la paternidad, a pesar de cumplir con ‘el deber’ que esta conlleva. Knausgard es un gruñoncete, pero también es un idealista y sobre todo es un hombre, y como hombre, se encuentra en esos estratos superiores de la pirámide de Maslow de superación y búsqueda de identidad – sobre la que reflexionaba (– y él quiere crear, mantener sus rutinas y ‘vivir’, porque para él la muerte siempre está a la vuelta de la esquina. Su descaro y sinceridad tienen tantos detractores como seguidores, y a mí me gusta porque al menos es honesto y reconoce lo que la mayoría de los hombres piensa pero no dice. Él se atreve a manifestar su decepción y a no ver la paternidad como una oportunidad y admite sentir la crisis del rol de la masculinidad. 

Él se atreve a manifestar su decepción y a no ver la paternidad como una oportunidad y admite sentir la crisis del rol de la masculinidad.

Pero al final admiten estos machos independientes que nos necesitan y las mujeres que sabemos de esta crisis vital del hombre y a pesar de ello los aceptamos – y con Mark Twain concluyo, ‘Al principio pensé que ella hablaba demasiado, pero ahora lamentaría que esa voz se silenciara y desapareciera de mi vida’, decía Adán y su Eva ‘Entonces, ¿por qué lo amo? Simplemente porque él es masculino, creo. En el fondo es bueno, y lo quiero por eso, pero podría amarlo si no lo fuera. Es una cuestión de sexo, creo.’

Feliz Día del Padre, padrecillos, padres y padrazos.


También te puede interesar

día del padre

Reglas para un caballero

día del padre

¡Yo soy tu padre!

día del padre

Padre, el último mono

Compartir en