Tsundoku

Crecimiento, Estilo de vida, Literatura

“Tsundoku”: el nuevo deporte del verano

22 junio 2020. 9:00 am

Publicado por


Aprovecha el verano para crear tu ‘fondo de armario’ – haz un poco de Tsundoku y prepárate para tener a mano esos libros que te ayudarán a darle la vuelta a este verano distópico

Este verano todo vamos a ser novatos. Por estas fechas, nos encontrábamos siempre todos en esa cuarta etapa del conocimiento en la que realizamos las cosas de forma inconsciente (Iba a decir ‘fase’), pero creo que ese término va a quedar para siempre vetado de mi vocabulario). Poníamos el piloto automático y entrábamos en modo pre-vacaciones. Hacíamos reservas de vuelo, hoteles, preparábamos las maletas, cremas y lecturas… y todo quedaba perfectamente organizado y planificado y sabíamos con exactitud cuándo podíamos empezar a disfrutar del descanso y cuándo tendríamos que empezar a sentirnos agobiados de nuevo por la temida rentrée

Creo que vamos a tener que agradecer a una situación tan desafortunada como está siendo esta pandemia, el tener la oportunidad por una vez de ser conscientes y vivir lo que hacemos en el ahora, y quizá hayamos por fin aprendido a vivir el momento. 

Yo personalmente ya había empezado a desacelerar y a vivir de una forma más pausada y consciente desde hace un par de años - con mucho trabajo personal - pero el confinamiento ha supuesto un buen empuje para consolidar esta forma de vivir, que ahora ya se ha convertido en un hábito. 

Tsundoku

Y de un tiempo a esta parte, exceptuando en lo profesional, hago menos planes, pongo menos cosas en el calendario, soy menos rígida y me dejo llevar por mi instinto e intento hacer lo que me apetece siempre que puedo. Pero he descubierto que para poder hacer eso que me apetece hacen falta unos ‘básicos’, como un ‘fondo de armario’ para poder llevar esa forma de vida. Un poco de orden, vamos.

Por ejemplo, si de repente me apetece cocinar, será conveniente tener ingredientes de todo tipo a mano. O si es tomarme una copa, pues tener algo de variedad en la bodega. Y si se trata de darse un baño, pues habrá que tener algunas bombas espumosas de aceites esenciales al alcance. 

Y en cuanto a las lecturas, para tener ese ‘fondo de armario’ del que os hablaba, he desarrollado un gran gusto por el tsundoku, esa palabra japonesa que define la pasión por comprar libros y no leerlos, pero apilarlos por el suelo y las estanterías hasta que les llegue su momento.

tsundoku, esa palabra japonesa que define la pasión por comprar libros y no leerlos, pero apilarlos por el suelo y las estanterías hasta que les llegue su momento

La lectura es algo que me va a apetecer siempre, y antes sí planificaba más mis adquisiciones de libros, pero al igual que con el resto de asuntos en mi vida, ahora voy tirando de ese fondo de armario de libros que tengo acumulados para descubrir en el momento perfecto . 

En este verano tan diferente y peculiar te invito a descubrir qué tienes por ahí sin leer o, si no has practicado el tsundoku ,quizá sea este el mejor momento para empezar a practicarlo.

Comparto algunas de mis lecturas recientes que surgieron de libros que me apeteció comprar y leí cuando sentí que era el momento o algunos que todavía están esperando la ocasión perfecta. 

1.

Onslow Gardens

Tsundoku

El más reciente es Onslow Gardens, de Natalie Summersby –  leí la versión Kindle primero y luego me compré la copia impresa porque me encantó la portada. Tan pastel, con esa vista de los jardines tan bucólica que me apetecía tener en mi estantería. Había leído recientemente una reseña de otro libro que se definía como un Friends de los libros – ya sabéis, esa serie de risa enlatada de unos amigos Neoyorquinos que no parecen tener más ocupaciones que tomar café en el bar de abajo y visitarse unos a otros para vivir enredos anodinos y superficiales. Pero no hay capítulo de Friends que no te deje una sonrisa en la boca y te haga pensar que la vida es maravillosa. Pues esto es otro Friends de los libros, una lectura que te hará sonreír y disfrutar olvidándote por un momento de todo lo demás. Una historia fácil de leer, entretenida, sin complicaciones. Además de proporcionar una visita virtual al Londres más chic – y ya sabemos que muy lejos no vamos a poder viajar en el futuro próximo. 

Esto me pasó con Onslow Gardens, la historia de una treinteañera que vive en una zona muy pija de Londres en un estudio adorable pero diminuto y se atreve a dejar su trabajo, no dispuesta a aguantar más a su malvado jefe y que no se decide entre su vecino – que a mí me recuerda al buenorro intelectual y familiar que interpreta Jude Law en la película The Holiday - y el detective que investiga un caso de robo cibernético que acaba de producirse –  que en mi cabeza es una mezcla de mi James Bond preferido, Daniel Craig, y el escritor de la serie Castle.

Violet, la protagonista, es una mujer independiente, autónoma, con carisma e inteligencia, con estilo en el vestir, en la decoración y en la elección de restaurantes y cafeterías – querrás coger un vuelo a Londres para visitar todos los sitios que menciona y probar las recetas de los platos con los que se deleita. Conocemos todos los clichés de mujer en sus amigas y personajes varios que van apareciendo en la novela – la pija que vive del dinero del padre, la mujer florero que se divorcia muy lucrativamente, la madre entregada, la pareja arrepentida (me partí de risa con el estereotipo de hombre-bricolaje que sólo quiere arreglar cosas en la casa). Puro disfrute y completamente recomendable para tu biblioteca veraniega. Una pega, sólo está publicado en inglés. Un incentivo, me he enterado de que se está preparando una segunda parte (porque sin duda te quedarás con ganas de más). 

2.

Begin Vegan Begun

Tsundoku

En otro orden de cosas, entre mis nuevas aficiones está la cocina y en nuestra nueva gran familia me enfrento a dos nuevos retos – somos familia numerosa y tenemos dos veganas y una vegetariana (yo misma) así que el fondo de armario de la cocina tiene que ser abundante y de lo más variado. Y mi creatividad culinaria tiene un límite, por lo que tengo que tirar de libros de recetas.

Gracias a que apilo libros tenía el libro de Aida Lídice, colaboradora de Flippity Flop y creadora del blog Begin Vegan Begun, con sus dos semanas de recetas veganas. Además, tiene una introducción muy útil que te ayuda a crear una despensa con los básicos veganos y te ofrece recetas de todo tipo y para todas las horas del día. También puedes visitar su blog, siempre con nuevas recetas y sugerencias.

3. 

La vida, instrucciones de uso

Tsundoku

Un libro de reciente adquisición gracias al recordatorio de Ana Ribera, del blog www.cosasquemepasan.com, (que os recomiendo si no lo conocéis ya) es el clásico de Georges Perec, La vida instrucciones de uso.

Las andanzas de los inquilinos de un inmueble parisino. Las vidas de todos los ocupantes en una historia que se va construyendo como un puzle. Una comedia humana – de hecho se le ha comparado a La Divina Comedia de Dante. Es un libro inclasificable pues abarca el relato, el humor, ensayo, manual de decoración y hasta puro cotilleo … que recuerda a esos comics 13 Rue del Percebe que leíamos de niños.

Seguro que más de uno podríamos escribir uno de estos sobre nuestros vecinos de confinamiento. Una lectura ideal para el verano – y con tiempo, pues tiene 574 páginas.

4.

Los cuadernos de todo

Tsundoku

Otro de esos básicos que no he leído todavía por completo, pero que guardo como oro en paño para que no se acabe es Los cuadernos de todo de Carmen Martín Gaite

Otro gran libro, compilación de los muchos cuadernos de anotaciones de Martín Gaite que recopiló su hija Marta. En estos cuadernos meticulosamente editados por Vittoria Calvi hay de todo – anotaciones de todo tipo, collages, pequeños dibujos e ilustraciones. Como dice Calvi registran el ‘murmullo del vivir cotidiano’, reflexiones sobre la novela de la vida. Algo de lo que vamos a disfrutar en estos momentos -  leer sobre la maravillosa rutina que tanto hemos echado de menos en estos últimos meses. 




5.

Cuando la sociedad es el tirano

Tsundoku

Para seguir con la novela de la vida, no puede faltar la contribución de Javier Marías. Ya conocemos su tono gruñoncete y sus continuos comentarios sobre el día a día y sus irónicas referencias a ‘la opinión pública’. En cualquiera de los recopilatorios de las columnas dominicales de Javier Marías podrás encontrar algo sobre lo que ‘reflexionar’ aunque haya pasado tiempo –creedme– en los noventa y seis artículos publicados del 2017 al 2019 en El País Semanal de Cuando la sociedad es el tirano

Sin renunciar a su libertad opina sobre todo lo que ha acontecido y en su opinión no se puede dejar pasar sin comentarse. Y no os perdáis ‘Niños listos, adultos pueriles’ sobre la sobreprotección de los niños y la ‘dulcificación’ de los cuentos clásicos de niños y las adaptaciones ‘políticamente correctas’ de las películas de adultos. Puro disfrute.

6.

El enigma de habitación 622

Tsundoku

Y termino con un autor que sigo, que hasta a mí me sorprendió. Tengo en camino el nuevo de Joel Dicker, El enigma de la habitación 622 – a mí me entusiasmó el primero que leí, La verdad sobre el caso Harry Quebert. No me suele gustar la novela negra, pero leyendo el Elle digital me descargué el primer capítulo y no pude dejar de leerlo. Me enganché completamente y seguí con los siguientes. El nuevo promete, y este chico jovenzuelo me cae bien, me gusta. Se merece el éxito. 

Estas son sólo algunas sugerencias, pero os invito a recopilar e ir descubriendo en ese orden poco a poco creado en vuestras casas. 

Amor y orden, dos de mis premisas de vida. 

Amor y orden, dos de mis premisas de vida

Feliz tsundoku y felices lecturas (¡cuando lleguen!)

Compartir en