VACUNACIÓN INFANTIL

Actualidad

Carta a los Reyes Magos

5 enero 2022. 6:19 am

Publicado por

,


O el deseo justificado de detener esa terapia génica conocida como “vacunación infantil”

Declaraciones de Robert Malone: Inventor de las vacunas ARN

Queridos Reyes Magos:

Me llamo María y este año me he portado muy bien, tanto o más que el año pasado.

En el cole he llevado puesta la mascarilla durante ocho o nueve horas, dependiendo de si me quedaba a extraescolares o si venía mi mamá a buscarme antes. He hecho mucho esfuerzo para poder respirar, especialmente en Educación Física. En las otras clases casi que me he acostumbrado ya. A veces me mareaba un poquillo, sobre todo cuando la profe explicaba cosas difíciles que no entendía o con los nervios de los exámenes.

Bueno, miento, en el comedor sí que nos la quitábamos, pero tranquis, que comía como en una especie de cabina. Era un poco claustrofóbico porque solo podía ver a mi compi de al lado, pero bueno, jugábamos a que éramos teleoperadores y otros hacían de carceleros y presos.  

También he respetado esas cosas que dicen de que no nos juntemos ni nos toquemos, y me ha costado mucho durante los recreos. Perdí el contacto con mis amigos de otras clases porque nos separaban con rayas y me ponía muy triste. El fin de curso pasado mis compañeros jugaban a globos de agua y yo me quedé sentadita en las gradas. La profe me preguntó que por qué no me animaba… y yo le dije que mis padres no me dejaban, todo sea por la yaya. 

Además, un día ayudé a otro niño que lloraba y lloraba porque los de su clase lo marginaban. Su mamá era negacionista (aunque yo no entiendo muy bien qué es eso). Me contó que es que él no podía llevar mascarilla porque se ahogaba y que se metían con él porque decía que tenía superpoderes y no se creía que este virus le hiciera nada. Hombre, me pareció bastante lógico lo que contaba, porque con todas las cosas que había hecho, nunca tuvo síntomas de cosas raras.

Un día ayudé a otro niño que lloraba y lloraba porque los de su clase lo marginaban. Su mamá era negacionista, aunque yo no entiendo muy bien qué es eso… me pareció bastante lógico lo que contaba, porque con todas las cosas que había hecho, nunca tuvo síntomas de cosas raras

Las clases en el cole han sido un poco más rollo… ¡este año ni tocamos la flauta! con lo que a mí me gustaba. Cerraron el aula de música y, además, en artística no nos dejaban ni amasar plasti, decían que se quedaba el virus pegado. Si supierais el miedo que he pasado… Un día compartí sin darme cuenta las plastidécor con un compañero y estuve un mes guardando el secreto. Pero, Melchor, al final se lo dije a mi mamá cuando íbamos a ir a visitar a la abuela, tenía pánico de que ella sufriera las consecuencias.

Podría seguir contándote cosas para que veas lo buena que he sido, pero… mis papás dicen que lo veis todo, así que… Espero que no tengáis muy en cuenta mis rabietas cuando no pude ir a la excursión con mis amigos por hacer cuarentena.

En fin, este año he aprendido mucho y, la verdad, es que me sobran juguetes. Como ahora no me dejan llevarlos al cole ni compartirlos con los niños, prefiero que me traigáis otras cosas.

Me gustaría que este año todos los alumnos pudiéramos ir al cole sin mascarilla, para ser como los mayores de la tele que no la llevan. 

Quiero que todos los niños disfrutemos de los superpoderes esos de mi nuevo amigo, aunque táchalo si ya los tenemos, que he oído a un médico en la tele hablando de eso. 

Quiero que ayudéis a mis papás porque tienen mucho miedo. No saben si ponerme la vacuna esa porque hay gente que les dice que aún es un experimento. Están preocupados por “los posibles efectos adversos” (y yo más, que no sé qué es eso). 

¡Yo me fío de mi mamá porque es la mejor del mundo! Hasta me hace otro huevo frito cuando se rompe la yema, y el otro se lo come ella. Y también de mi papá, que siempre sabe cómo arreglar los cables de los juguetes cuando se salen y juega conmigo en el parque. Son muy listos y muy buenos conmigo. 

El otro día fuimos al médico para preguntarle esto. Dijo que la mayoría de niños ya son inmunes y que para nosotros la vacuna traía menos beneficios que riesgos. Que afectaba a nuestros órganos internos y que aún no se sabía si mis papás podrían ser abuelos. 

Dijo que la mayoría de niños ya son inmunes y que para nosotros la vacuna traía menos beneficios que riesgos. Que afectaba a nuestros órganos internos y que aún no se sabía si mis papás podrían ser abuelos

Oye, Baltasar, que sé que tú eres de fiar. Si mis papás deciden ponerme eso para protegerse ellos y a mis abuelos (aunque dice el médico que no es cierto), ¿puedes echarle a mi vacuna unas gotitas de tu mirra curativa? Quizá así me ayudes a que no me pase nada de eso… 

Estoy hecha un lío, Gaspar. Mis tíos dicen que si todo esto fuera cierto ya habría salido por la tele. Pero yo me acuerdo de las noticias de Navidad del año pasado. Decían que Papá Noel ya estaba saliendo del Polo Norte emprendiendo el viaje a las casas de los niños. Salía él con su trineo ¡con los renos y todo! por un bosque lleno de nieve. Me lo creí. Pero, me puse muy triste porque: se olvidó de mí. Menos mal que luego vinisteis vosotros con los regalos.

No sé, desde entonces me pregunto muchas cosas… Creo que Papá Noel no existe. 

Queridos Reyes Magos, quizá sea hora de decírselo a mis padres. Ellos tampoco lo saben.


Si te ha gustado este artículo sobre la vacunación infantil, te recomendamos:

Compartir en