Celebrando el solsticio de invierno

Actualidad, Astrología, crecimiento espiritual, Crecimiento personal

Celebrando el solsticio de invierno

20 diciembre 2020. 8:00 am

Publicado por


Entrevista con Celia Iglesias sobre el origen de esta festividad y cómo podemos celebrarla desde casa

Conocí a Celia hace unos dos años en unos talleres para padres cuando estaba mi hija cursando su último curso de primaria y ella era la persona que los llevaba, porque Celia es doula, IBCLC (consultora de lactancia internacional), facilitadora de círculo de mujeres y acompañante de MBC (metabioconsciencia) en su centro Hilando Fino Guadalajara.

Desde entonces seguí de cerca su trabajo y un año después me apunté para asistir por primera vez en mi vida a un círculo de mujeres. ¡¡Me encantó y continué todo el año!! A pesar del confinamiento nos seguimos reuniendo vía Zoom y fue algo tan maravilloso que este año continúo formando parte de ese círculo mágico de mujeres. 

Celebrando el solsticio de invierno
Foto: Andrey Bond

Además, me ha abierto un nuevo camino para poder incorporar estos círculos a mi acompañamiento a mujeres con depresión, ya que considero que es muy importante que mujeres que están pasando por un mismo proceso se reúnan para seguir sanando desde el amor que se genera en estos grupos formados por mujeres.

Más adelante hablaremos más en profundidad sobre los círculos de mujeres, porque hoy, de lo que realmente quiero hablar con Celia es de la celebración del solsticio de invierno, de su origen y rituales.

He de confesar, que hasta que no oí hablar a Celia de esta celebración el año pasado no tenía conocimiento de su existencia. Yo sólo pensaba que había un cambio de estación que se atribuía más a los movimientos de la Tierra alrededor del Sol ¡muy científico todo, jejeje! Y en este caso le seguía la celebración de la Navidad, que no me gustaba mucho, hasta que la estoy empezando a ver con otros ojos y a celebrarla desde otra perspectiva que no sea la puramente religiosa en cuanto a las creencias que se siguen en nuestro país, es decir, la religión católica.

vamos a hablar con Celia para que nos cuente sobre el origen, las ceremonias que se hacen durante esta celebración y cómo podemos celebrar el solsticio de invierno desde nuestro hogar

El año pasado, por circunstancias, no pude asistir a la celebración de este solsticio, pero tuve la suerte de poder celebrar con Celia el solsticio de verano justo al finalizar el confinamiento. Pero nos encontramos con que llegado este nuevo solsticio de invierno, por los motivos que todos sabemos, no nos podemos reunir a celebrar este hermoso evento. Por ello vamos a hablar con Celia para que nos cuente sobre el origen, las ceremonias que se hacen durante esta celebración y cómo podemos celebrar el solsticio de invierno desde nuestro hogar.

Celebrando el solsticio de invierno

- Celia, en mi ignorancia, cuando llegaba el solsticio de invierno sólo pensaba ¡¡horror, llega el frío y largo invierno!!, pero resulta, qué al parecer, lo que nos trae es la luz ¿no? ¿qué nos puedes contar sobre esto? ¿por qué se realiza la celebración de la llegada del solsticio de invierno?

Efectivamente en Yule celebramos el nacimiento del rey sol, el nacimiento de la luz. Los días desde Samhain, el 31 de octubre, hasta Yule, son los más oscuros del año, los días de más oscuridad y de menos luz. Y bueno, ahora tenemos farolas, luz eléctrica, casas con calefacción, frigoríficos, alimentos en el supermercado todo el año… Imagínate cuando vivíamos en la cueva, o cuando vivían en la cueva en los países nórdicos, que es de donde procede la tradición de celebrar Yule o la llegada de la luz… Era toda una fiesta y una nueva esperanza reconocerse en el final del tramo más oscuro. Imagino que durante las semanas previas a Yule había mucha enfermedad y muchas muertes, escasez de comida y muchos más peligros al haber tantísimas horas de oscuridad en los días. 

en Yule celebramos el nacimiento del rey sol, el nacimiento de la luz. Los días desde Samhain, el 31 de octubre, hasta Yule, son los más oscuros del año, los días de más oscuridad y de menos luz

- Pues sí, después de tan malos momentos ¡eran de agradecer unos días festivos! Al parecer esta celebración tiene origen en el norte de Europa, denominándose Yule, ¿qué nos puedes contar sobre su origen y cómo ha ido evolucionando hasta que ahora se haya convertido en la Navidad para los cristianos?

Sí, esta celebración tiene origen en los países nórdicos, en los pueblos vikingos, aunque a lo largo de la historia no ha sido exclusiva de estos pueblos. Celebraban durante doce días ( si en nuestra actualidad hacemos cuentas, estos doce días serían los que van desde nuestra Navidad hasta nuestra fiesta de los Reyes Magos ) y eran fiestas familiares en las que se hacían ofrendas y se pedía para tener una buena cosecha en el siguiente año. Era una fiesta dedicada a la familia, a la fertilidad y también a recordar y honrar a los ancestros, a quienes ya no estaban. En realidad, en estos días de solsticio (“sol quieto”), los más oscuros del año, con esa luz tan especial y ese aparente “parón” del sol (hay varios días en que no se observa variación en la posición del sol respecto a la tierra), estas personas aprovechaban para también parar y descansar, ya que el tiempo y la luz no daban para mucho más. 

Los pueblos que nos precedieron vivían muy conectados a la tierra y sus ciclos. Su vida, su sustento dependían de ello. Y el ser humano, desde siempre, para integrar aquellas cosas que observa y que no entiende, ha necesitado de rituales. Es por ello que en las culturas prepatriarcales se ha honrado a la naturaleza y sus ciclos y hay celebraciones rituales para cada fecha significativa de la rueda del año. Ese momento de solsticio, de observar el sol quieto, desde luego era incomprensible al ser humano, pero sin duda era el presagio de la vuelta de la luz, de los días largos, de la esperanza.

Celebrando el solsticio de invierno
Foto: Atle Mo

en las culturas prepatriarcales se ha honrado a la naturaleza y sus ciclos y hay celebraciones rituales para cada fecha significativa de la rueda del año

El pueblo romano también celebraba el solsticio de invierno como el triunfo del sol sobre las tinieblas. Después del Edicto de Milán, por el que Constantino levanta la prohibición sobre el cristianismo, los romanos seguían celebrando el solsticio, pero es entonces cuando el cristianismo decide absorber esta fiesta y darle un sentido cristiano, y cambia el sol por Jesucristo, dándole el nombre de Navidad o Natividad del Señor, que viene a la tierra hecho hombre para salvarnos de las tinieblas. Es entonces cuando se decide colocar la Navidad la noche del 24 al 25 de diciembre.

- Y yo me he pasado media vida creyendo que Jesús nació el 25 de diciembre, jeje. Y ahora que ya sabemos un poco sobre el origen de esta festividad, ¿nos puedes contar como se celebra, ¿cuál es el simbolismo de Yule? ¿se necesita hacerlo en un sitio especial, con algún tipo de indumentaria concreta, etc…?

Bueno, pues yo personalmente recojo diferentes acciones que la literatura nos cuenta que tradicionalmente han tenido lugar en las celebraciones de Yule y cada año compongo en mi sentir lo que me parece más adecuado para un ritual que sí que para mí ha de ser familiar y cargado de toda su simbología. 

Mi trabajo lo desarrollo principalmente con mujeres, y preparo rituales para prácticamente todas las fechas señaladas de la rueda celta. El solsticio de verano y el solsticio de invierno son los únicos rituales que preparo para toda la familia y no sólo para mujeres. Es importante también para mí recuperar esa conexión con la tierra y sus ciclos, y es por ello que siento muy saludable y muy rico explicar y transmitir a las criaturas el porqué de las fiestas, el sentido de lo que hacemos y de lo que no hacemos. Es atrezzo toda celebración si no entendemos lo que hay detrás. Y es mucho más placentero y se disfruta mucho más cualquier actividad, cualquier hecho, cuando se lleva a cabo conectado con uno mismo, con los de alrededor y con el Universo

Es atrezzo toda celebración si no entendemos lo que hay detrás

Celebrando el solsticio de invierno
Foto: Alisa Anton

En Yule hay muchos símbolos muy potentes. El verde, el abeto, representando esos árboles de hoja perenne, que eran los únicos que representaban y albergaban la vida en el paisaje de invierno de los pueblos nórdicos en estas fechas, el rojo del fuego, que daba energía y calor, que daba esperanza, que permitía meter al cuerpo el alimento caliente y preservar la vida, el dorado, el color del sol, tan anhelado… El símbolo del reno o del alce también tienen que ver con esos animales que eran los únicos que se podían cazar en este tiempo, y que también ayudaban a mantener a las personas con vida en invierno. Eran muy venerados. 

También los alimentos de invierno. Vinos o infusiones especiados, verduras de raíz (que eran las únicas que no se helaban, y que representan la vida debajo de la tierra, en la oscuridad).

Para mí un ritual de Yule tiene que tener todos estos elementos. No puede faltar el fuego, en esta ocasión no fuego destructivo, sino fuego que da energía, que proporciona la fuerza, que da potencia a la vida. Tampoco pueden faltar en ese deseo o momento de pedir fertilidad, esos proyectos que queremos sacar adelante, esas nuevas ideas que queremos ir desarrollando desde el interior para sacar a la luz cuando llegue primavera… No puede faltar el baile, no puede faltar la comida y la bebida. No puede faltar tampoco la felicitación a los que estamos, por haber llegado, y el recuerdo a quienes se han ido.

ese deseo o momento de pedir fertilidad, esos proyectos que queremos sacar adelante, esas nuevas ideas que queremos ir desarrollando desde el interior para sacar a la luz cuando llegue primavera

El agradecimiento y el cuidado a la madre tierra también es algo que hay que incluir en una celebración de Yule o de cualquier otro ritual de conexión con los ciclos anuales. 

Y bueno, yo personalmente soy muy cuidadosa de lo estético, así que, sin restar profundidad al ritual, me gusta proponer colores de solsticio para la celebración, que además son un símbolo muy potente para el principio de unidad, para poder sentir con fuerza que todos somos uno, que estamos conectados, que navegamos en el mismo barco.

- ¡¡Me encanta Celia !! ¡Qué interesante! Al parecer, en el Norte de Europa el solsticio de invierno significaba el triunfo de la vida sobre la muerte. Dadas las circunstancias que estamos viviendo, donde sólo parece que nos hablan de muerte en las noticias, ¿crees que este año puede significar un cambio importante hacia la luz y la vida esta celebración?

Bueno Cristina, ¿qué quieres que te diga sobre esto? A nivel global se está poniendo mucho peso sobre este solsticio, sí. Sobre si va a ocurrir esto o va a ocurrir lo otro, o si se va a terminar ya el Covid (me niego a poner en femenino), o si se va a terminar la represión y va a llegar la libertad.

Celebrando el solsticio de invierno
Foto: Jeffrey Blum

Este 2020, quien no se lo había creído aún, ha aprendido sí o sí que el ser humano pertenece a la naturaleza y no al revés

Personalmente comprendo este planteamiento con una sonrisa. Porque si algo bueno ha traído esta pandemia es que sí o sí todos nos hemos pasado por el cuerpo ese principio de unidad del que te hablaba hace un momento. Este covid nos ha conectado de alguna manera. Ya no nos parece que lo que ocurre en China o en Rusia no nos afecta. Primero nos conectó internet, hace ya unos años, pero seguíamos creyendo que África era otro planeta o que lo que pasa en oriente es porque allí son peores y aquí somos más civilizados, o que el bienestar corresponde únicamente a una cuestión económica. Este 2020, quien no se lo había creído aún, ha aprendido sí o sí que el ser humano pertenece a la naturaleza y no al revés, que ni todo el oro del mundo manda sobre la fuerza de la vida y de la muerte, y que lo que manda la madre tierra es lo que vivimos los que estamos sobre ella. Así que lo que yo percibo es esa vuelta a la conexión, esa recuperación de la espiritualidad. No creo que el covid se termine el 21 de diciembre de 2020, ni que se vaya a abrir el cielo y baje la curación en un haz de luz, ni que un rayo exterminador vaya a fulminar a los malos…. 

Sí que creo que al sentirnos conectados de este modo entre nosotros, nos hemos hecho más conscientes de nuestra conexión con la tierra y sus ciclos, y desde ahí, de manera natural, vivimos estas fechas este año como una nueva esperanza, con la ilusión de que la nueva etapa sea mejor que la anterior. Sí que creo que la llegada de la luz nos trae luz de verdad, pero este año y todos, lo que pasa es que este año parece que se hace más evidente la necesidad de luz. 

Sí que creo que la llegada de la luz nos trae luz de verdad, pero este año y todos, lo que pasa es que este año parece que se hace más evidente la necesidad de luz

Celebrando el solsticio de invierno
Foto: Denys Nevozhai

- La verdad es que estoy de acuerdo contigo. Y para terminar, ya que este año no podemos celebrarlo juntas ¿cómo nos recomiendas que hagamos nuestra celebración desde nuestros hogares, teniendo en cuenta que es una festividad donde se tiende a las reuniones y ahora nos las tienen bastante limitadas?

Pues recomiendo empaparse de solsticio, de leyendas, de tradiciones, de simbolismo, entender el sentido. Y desde ahí elaborar un s, a la de nuestra casa, de nuestra familia, de los que la habitamos. Fijar una fecha alrededor del 21 de diciembre y celebrar. Celebrar la vida, celebrar los ciclos.

- Pues así lo haremos Celia ¡muchas gracias por habernos dado un poquito de luz sobre el solsticio de invierno! 

Todo esto suena un poco a ceremonias de brujas ¿verdad? Las brujas, esas mujeres que han sido perseguidas, torturadas y asesinadas en la antigüedad (y aún hoy en día sigue ocurriendo de otra forma), pero que en realidad encarnan a las mujeres libres del mundo en el amplio sentido de la palabra. Yo diría que todas somos brujas, consciente o insconcientemente, pero de esto hablaremos en otra ocasión…

¡¡Feliz solsticio de invierno!!

Celebrando el solsticio de invierno 1
Foto: Graham Padmore

Si te ha gustado este artículo sobre el Solsticio de invierno y la festividad de Yule, te recomendamos: 

Celebrando el solsticio de invierno 2

Eso no estaba en mi libro de historia de los Vikingos

Celebrando el solsticio de invierno 3

Constantino: Crear un Emperador

Celebrando el solsticio de invierno 4

Las religiones orientales y el paganismo romano

Compartir en