Cristobal Hevilla

Alimentación, Cuerpo, Ecología, Salud, Sostenibilidad

Cristóbal Hevilla: Un ecoagricultor de la generación X

21 noviembre 2019. 12:19 am

Publicado por


Pensar que a media hora de Marbella y todos sus clichés se cultiven variedades antiguas de tomates y se recuperen verduras como el tupinambo, suena tan raro como que dos de sus principales artífices sean un biólogo y un enfermero de la Generación X : los hermanos Hevilla, que no sólo cultivan de forma ecológica, sino que han creado la Asociación Guadalhorce ecológico desde la que tanto ellos como otros agricultores venden sus productos directamente por toda la Costa del Sol.

Tomates Hevilla Ecoagricultor

Estamos en pleno verano, pero no lo sabemos por el calor, ni por el exagerado brillo del sol a las 7 de la tarde. Lo sabemos porque la finca de la familia Hevilla está repleta de tomates. Hemos llegado allí uniéndonos a las degustaciones semanales que organizan en una de sus fincas de Coín algunos lunes de verano con el objetivo de dar a conocer las variedades de esta fruta (que yo sigo llamando verdura) tan veraniega. 

Cristóbal Hevilla nos recibe sonriente con un sombrero de paja, y empieza a enseñarnos las variedades de flores que han plantado alrededor de las matas para disuadir a los insectos: la astucia gana al insecticida. 

Nos deja que paseemos entre matas de diferentes variedades de tomates mientras nos habla de las semillas, sus variedades y los diferentes colores. A continuación despliega una mesa de camping, extiende un mantel y nos enseña cómo se parten: sí, porque no es tan sencillo, ya que en un mismo tomate hay una ligera variedad de sabor, y para que entre en un sólo bocado, hay que partir lonchas finas de arriba a abajo… “como si partieras un melón”. Y así, sin saber si es por la forma de partirlos, el cariño con que habla de ellos, o directamente porque ya empieza a hambre, el tomate queda elevado a otra categoría, y entramos en sutilezas como decidir si nos gusta más el “huevo de toro”, el amarillo, el verde, o el rosa… porque sí, existen todas esas variedades gracias a la recuperación de su cultivo.

Entre unas cosas y otras el plan de hacer la entrevista se difumina con la puesta de sol, y sólo nos da tiempo a hacer algunas fotos y quedar en vernos otro día.

Son las 5 de la tarde, y me acerco a la Huerta de Coín donde hemos quedado esta vez. La luz ya empieza a bajar y mi preocupación por las fotos a subir. Bueno, en realidad estamos cubiertos con las otras, pero me gustaría tener más variedad.

Cristóbal Hevilla me hace una seña desde su coche para que le siga, y empezamos a subir lo que yo llamaría una “montañita” y serpentearla por un camino de doble sentido por el que está claro que sólo cabe un vehículo, así que de vez en cuando nos tenemos que “espachurrar” hacia un lado para que pase algún coche, y en una de esas consigo meter la rueda en una acequia, y luego sacarla milagrosamente con un ruido que ya lo quisiera un avíón caza al despegar. Para castigarme aun más veo que estoy en reserva y deseo no haber pasado de largo la gasolinera tan alegremente mientras cantaba “Shallow”. También deseo haberme vestido un poco más y que no se note que llevo el bikini debajo. MI pequeña “autotortura” acaba en el momento en que nos bajamos de los coches y nos reímos del incidente, porque además me recuerda que la “acequia” en la que metí la rueda, es un invento árabe que todavía se usa, y que hay una días al mes en los que reciben agua para regar a través de ella, y el antiguo arte de saber aprovecharla y administrarla (uf, me vuelvo a acordar de lo del bikini y lo poco que pinta aquí).

- Toma - dice ofreciéndome unos higos verdes con la mano - es un higo “cuello de paloma”. Está maduro, pero es de ese color.

- ¡Así que ya estamos en la época de higos! - digo mientras acepto todos los que me da - ¿y qué pasa con los tomates?

- Uy, ya no queda casi nada - contesta mientras nos adentramos en el huerto.

Resulta que esta vez no estamos en una finca, sino un huerto, y me explica las diferencias. Me habla de la “cultura de huerta”, que no es tan normal en otros sitios, pero sí en Coín. Me dice que “de huerta saben muy pocos”, y que en Navarra y Aragón hay más cultura de huerta, y lo importante que es, porque para cultivar no solo necesitas tierra y agua, sino saber cómo se cultiva. 

Me pone el ejemplo de un litigio en que unos gaditanos ganaron unas tierras y luego no sabÍan qué hacer con ellas, porque puedes saber mucha teoría, pero cuando llegas al terreno todo cambia, y en el mismo Coín hay diversidad de biotopo, y puedes producir patatas, por ejemplo,  con una diferencia de 3 meses. Me enseña dónde está la otra finca, que parece al lado, pero me dice que hay 300 m de desnivel, y que todo cambia porque que le entra más Levante, y también cambia el tipo de tierra, y un montón de factores que hay que controlar y dominar.

Coín
Photo by Lara Hernandez

Hevilla viene de una generación de agricultores. En la “revolución verde" las grandes fincas empezaron a producir y bajar los precios, y a comercializar de otra forma menos directa. Él nació al comienzo de esa revolución. Eran 4 hermanos, 3 de ellos chicos, que estudiaron en la Universidad con becas, mientras su padre mantuvo la finca, en la que ellos ayudaban .

Uno de sus hermanos, empezó a hablar de que había asociaciones en cada gran capital de Andalucia, buscando cultivos ecológicos para la demanda de los extranjeros.  Algunos a finales de los 80 ya iban a comprar directamente a la finca. No existía certificación ecológica en esa época, pero su padre tuvo esa apertura de mente. 

- ¿Entonces fue tu padre el que empezó a cultivar de forma ecológica? 

Sí, pero de todas formas a ningún agricultor le gustaba echar veneno a sus productos, pero como era rentable y funcionaba seguían. Cuando empezaron a llegar los primeros datos de las consecuencias, algunos agricultores empezaron a buscar otra forma, ya que para nosotros es muy importante la tierra y tienen un trasfondo ecológico, historias con el agua, inquietudes mitológicas.

Así que empezamos así poco a poco con lo ecológico, hasta que mi hermano Sebastián, que estaba metido en grupos de desarrollo rural, buscó productores que pudieran ofertar una producción mínima para organizar un mercado, que era una cosa muy innovadora, pero él vio que eso ya estaba pasando en otros sitios, como Canarias, Francia e Italia, y que funcionaba y había demanda. Y fue buscando agricultores que fuesen capaces de asociarse, y se hizo la “Asociación Guadalhorce Ecológico”, y se fue al Ayuntamiento a preguntar para que ayudaran a los agricultores que querían vender como antiguamente y poner un mercadillo rehabilitando las plazas, para también darles vida.

Así se empezó en Coín y en Cártama y tuvo muy buena acogida y clientela fija. Luego se fue a otros Ayuntamientos, hasta que se dio el salto a Marbella, donde los extranjeros lo demandaban y el choque de precio era bestial, porque nosotros vendemos directamente y a mejores precios, así que eso se fue extendiendo, y fuimos ampliando cada vez más. Y nos quedamos mi hermano Sebastián y yo.

Huerta
Photo by Lara Hernandez

Esto ha sido muy innovador, ha venido mucha gente a verlo de otras partes de España, porque ya tenemos 12 años de historia.

Ahora cada vez aparecen problemas distintos, porque ya todo el mundo sabe lo que son los productos ecológicos, pero ahora los problemas son otros : que las grandes superficies se están metiendo en los mercados, que ya han visto tajada, y que para nosotros, por lo que nació, y la filosofía de lo ecológico no es solamente que te ponga un producto sin química, sino también la dignidad de un campesino, el producto local, ….porque esa es la filosofía, que si ahora mismo cualquier supermercado te trae el limón pero te lo trae de Argentina, ¡ pues estamos en lo mismo! eso no es ecológico, si la lucha de lo ecológico no es solamente que no tenga químicos, es que el recorrido de un limón desde Argentina, traerlo en un barco un mes, todo el gasto de petróleo, de contaminación,….eso no tiene ningún sentido, cuando allí tampoco sabemos lo que les pagan a los que están trabajando en la finca…entonces ahora tú ¿cómo luchas contra eso!?

- Eso te iba a preguntar…

Si la historia es siempre la información al consumidor, porque todo es un lavadero de cara, como muchísimas empresas hacen a diario: ah si, que tenemos ecológico, y tu ves los productos y son todos envasados, y todo es la misma historia, así que puede un poco la filosofía. Y habrá quien lo haga mejor y quien lo haga peor, yo no quiero decir que no haya empresas que lo hagan bien, pero que claro, la filosofía es el producto local .

Nuestra lucha era de afianzar los mercados aquí y que nos conociera todo el mundo: que nosotros somos los productores locales de aquí , ¿eh? no os equivoquéis. Y luego también viene la lucha con el comerciante (que incluso a nivel nuestro, porque también hay empresas que se dedican a comercializar, y a traer productos mas baratos), porque un productor hay un momento en que dice: ¡es que ya de aquí no puedo bajarme !, sino es que ya…es que esto es un producto que es casi artesano: un tomate como tu has visto, …que nuestro tomate no es un tomate de invernadero, que está ahí amarrado con cañas día a día.

Ese tomate tiene un valor, y tiene un sabor, y tiene una calidad, que eso la gente tiene que reconocerla, que cuando se le enseñe y se le explica como estuviste tú, todo el mundo dice: ¡ pero si esto es verdad! ¡ esto merece la pena!, y además es que lo estás poniendo con un precio que no es especulativo, que yo podía decir…. es que los he visto a 5 € el kg de tomates , y yo los vendo a 2,50€, que es un precio bueno y un producto de calidad magnífico.

Cristobal Hevilla

Nuestra batalla es poder seguir con la filosofía, y ponemos la posibilidad a las personas de adquirir un producto que es de temporada de verdad, que aquí hay mucha gente que se llena la boca, y restaurantes o nutricionistas que han llegado allí diciendo: “dame un kilo de tomates”, y tu les dices: “estamos en enero”…¡¡¡ no tienes ni idea de lo que es la temporada !!! ¡ tú lo has leido, pero no tienes ni idea!…entonces yo estoy poniendo un producto de temporada de verdad, estoy poniendo un producto que es local, que lo estoy produciendo aquí, al ladito tuyo, con variedades antiguas, o variedades nuevas que estamos introduciendo, le estamos dando valor al paisaje de aquí, lo estamos manteniendo…economía local, economía real, encima en ecológico, mirando por la salud tuya y la del planeta y la de todos… y estamos quitando los plásticos, nosotros estamos dando una producto real con mucho valor de verdad, y esa es nuestra defensa en contra de la gran superficie, en contra del productor que al final lo que va buscando es precios baratos, y negocio puro y duro.

Nosotros creemos que llevamos detrás una filosofía de verdad, y eso tal y como se está poniendo el mundo, o nos damos cuenta de que es importante, que esto no es una moda…porque para mi no es una moda, llevo veintitantos años, y a mi cuando me dicen lo de la moda yo digo, mira, yo de moda…a mi no me hables, porque yo llevo mi vida dedicada a esto, así que para mi no es una moda.

Que sí, que ahora ha aumentado el consumo, y ojalá que aumentara más y que se redirigieran bien las cosas. Puede pasar en un futuro que haya como dos tipos de certificaciones: el ecológico con toda la filosofía, y el otro que es simplemente sin químicos. Pues no se si pasará, porque la gente se tendrá que ir dando cuenta , porque la gente cuando se le explica y eso, la gente lo entiende….

- Yo creo se trata de eso, de informar….

o lo busca la gente, o la que tiene un problema de salud, que de verdad entiende..

- Es verdad que si lo buscas lo encuentras.

Nosotros somos accesibles, cuando empezamos con los Mercados, que estábamos una semana no se donde….vale, pero ahora ya todas las semanas si tu quieres lo hay.

Cristobal Hevilla
Photo by Lara Hernandez

Nosotros y muchos como nosotros hemos puesto nuestras cajas, en un punto de recogida,…. que el que quiere ya no es tanto esfuerzo . De hecho la gente que viene de Madrid, como tu, lo aprecias muchísimo más porque allí cuesta muchísimo más, y llegas aquí y lo ves tan fácil, y con un precio más barato, y tu dices, ¡esto está superbien!, de hecho nosotros mandamos cajas para Madrid, Asturias, y os compensa incluso.

Ademas aquí el producto local, la diversidad que tenemos aquí, y ya a nivel individual, de lo que es mi empresa, mi familia, es poner un producto con diversidad, que te pongo un listado ahí, y que tu estás viendo “chorrecientas” variedades de tomates , que cualquiera lo ve y dice: “esto es riqueza”… que la biodiversidad no es solamente el parque Natural de Doñana, es también en los cultivos. Y nosotros intentamos dar esa máxima calidad, lo que nosotros queremos, y por ahí va nuestra filosofía.

- ¿Y qué pasa con el tema de los supermercados que están empezando a comprar Empresas pequeñas de agricultores?

Sí, pero hay algo aun peor que está pasando en el mundo,  que es el acaparamiento de tierras. No tanto aquí, que el problema es más la especulación, la construcción , que ya se pegó un zambombazo, ahora se está recuperando, y yo creo que eso va a ir haciendo así… pero cada vez la onda va a ser más pequeña. Pero en África, por ejemplo, es mortal lo que está pasando, el tema del acaparamiento de tierra, que hay países como Japón o China o USA, que compran valles enteros, porque posiblemente tengan que producir allí, porque el problema es que en el mundo va a haber escasez de alimentos y escasez de agua para beber. A Argentina la tienen pillada. Lo están comprando todo, y los argentinos los pobres están medio embargados,…

- … y con el tema de los transgénicos.

Sí, es igual que la historia de los transgénicos, que sigue estando ahí, y parece que lo ecológico esta en contra, pero el tema de los transgénicos es que no es solamente el riesgo genético, que no creemos que sea seguro ni esta estudiado como debería, y por supuesto que eso está ahí,… pero ademas es que han ido como de salvadores del mundo. Su excusa para introducirse ha sido: “vamos a quitar el hambre en el mundo”… “es que lo ecológico no puede producir, es que la única forma de producir cantidad somos los transgénicos”….y ¿cuánto llevamos con transgénicos?

En Argentina la producción de soja es bestial, y ¿ están más ricos? No, están más pobres. Más pobres que nunca. Entonces es mentira. ¡ Es una mentira podrida! Son las grandes multinacionales montando una movida: yo te pongo una semilla, es exclusiva mía, ya, me tienes que comprar la semilla a mi, entonces ya es que como agricultor no te queda otra si ya no tienes ni siquiera tu semilla,… y el agua te la están controlando, los acuíferos, entonces… va a llegar un momento, yo no se si la gasolina va a ser importante si no nos podemos mover, pero comer y beber, ¡hay que comer y beber!, y entonces, en el momento que se hagan ellos con todo,… porque Bayer ya se ha fundido con Monsanto, así que son empresas que controlan el 80% o el 90 % de los productos que hay, entonces es muy peligroso. Yo lo veo peligroso, que una compañía controle todo, es que cuando ellos quieran decir “pues esto vale tanto y esto vale tanto” …y si tu quieres sembrar me tienes que comprar a mi, y sino la tierra para mi… y embargado.

Y el Amazonas, todo esto que están hablando, que está ardiendo, y detrás ¿que está? pues la especulación ganadera, maderera, … eso son las historias de siempre, que aquí también ha pasado. Aquí hasta que no salió la Ley esa también hubo un tiempo en que se quemaba  por recalificar los terrenos… lo que pasa es que aquello se cortó. Y el problema es que nos centramos en lo económico, pero la gran crisis, la gran crisis mundial ahora mismo, es la crisis medioambiental, y eso va a pasar factura y está pasando factura en muchas historias: las grandes migraciones, el agua, la sequía, y la gente buscando dónde buscarse la vida. La gente se va a mover, nos guste o no, la gente se va a tirar al agua a buscar comida, y a buscarse la vida. Encima le estamos vendiendo todo el día “mira qué bien vivimos aquí”, y dicen “¿me voy a quedar yo aquí viendo lo bien que tú vives allí, y yo aquí muerto de hambre?.. pues tiro pa allá!”. Después cuando llegan aquí se encuentran con que es otra historia la vida, pero …bueno, que ya estamos aquí filosofando de muchas cosas.

Tomates ecológicos
Photo by Lara Hernandez

- Bueno, para cambiar un poco, cuéntame algo de ti... ¿qué estudiaste?

Enfermería, lo que pasa es que soy agricultor. Cómo es tu vida, porque la agricultura la vives de pequeño, pero tu dices “de aquí hay que salir, que ésto es muy duro”, y estudias… mi hijo está ahí trabajando y ufff… que alguna vez también te sirve para apretar en la vida, y el campo y la huerta sirven también mucho de aprendizaje, y de ponerte las cosas bien puestas. Si un agricultor tiene la cabeza bien puesta porque ama el campo, y valora las cosas: qué es lo importante y que es lo que no.

En fin, que sirve para más cosas. Yo siempre lo digo, lo de enfermero, que me sirve también, por ejemplo con los abuelos, que se ve muchísimo. Ahora todo el mundo quiere tener un huerto, porque es muy beneficioso también para la salud de las personas mayores tener un huerto, cuánta gente quiere tener un huertecito, relajarse, comer un producto de calidad y estar entretenido, activo….esto tiene muchas cosas detrás…Y eso, yo estudie enfermería, y como en aquella época tu terminabas y empezabas a trabajar, pues empecé a trabajar, lo que pasa es que empecé a trabajar en Málaga, pero a mi me gustaba mas la Atención Primaria, los Centros de Salud y demás, así que ya al poco tiempo empezaron con la reforma de los Centros de Atención Primaria y yo me vine y abrí el Centro de  Salud de Coín con otro grupo de compañeros, y después me trasladaron a Alhaurín el Grande, donde abrieron otro centro, y allí estuve de directivo un tiempo, y entonces ya en esa movida, pues mi hermano, que estaba también con sus trabajos, que el es biólogo botánico, y estuvo trabajando por allí hasta que empezaron con el grupo de desarrollo rural, empezó con la idea, y empezó a decírnoslo.

Cristobal Hevilla
Photo by Lara Hernandez

Yo estaba, pero iba y venía e iba viendo, y una de las “finquillas" de mi padre, que ya estaba mayor, pues empecé a llevarla, y mi hermano otra, y ya empezó en esa movida mi hermano nos fue convenciendo y como a todos nos gustaba y nos hemos criado en esto y nos gusta luchar por esa historia pues ya dijimos: ¡ venga, pues vamos !

- ¿Pero haces esto y lo otro?

Claro, porque tu cómo dejabas la enfermería con cuatro cosas, si ademas teniendo yo ahora ya mi plaza, cómo voy a dejar yo esto … y claro ahora sí, ahora esto ya va más o menos, a ver, no da como la gente cree, y esto es muchísimo trabajo y una cosa muy digna. Tenemos gente contratada porque es mucho trabajo, pero bueno, va ahí. Es una empresa, y ¿cómo vas a dejar tu una plaza, cuando además a mi me gusta ser enfermero y estoy implicado en proyectos? … en fin, que llevo 11 años trabajando, llevando los dos trabajos, …

- Entonces ¿eres agricultor o enfermero? ¿cómo te defines?

Pues en el programa de radio con el que colaboro me dicen “Nuestro enfermero agricultor ecológico de cabecera”… jaaja, hay por ahí un cartel muy chulo que sale un agricultor al fondo y dice: tu a un abogado le tendrás que consultar tantas veces en tu vida , a un médico tantas, pero a un agricultor te lo comes 3 veces al día. … así que ¡ tenemos que tener todos un agricultor de cabecera!… y decir, “voy a mi agricultor, que me de de comer bien”, eso sería casi más importante para tener salud que un medico. 

- ¿Y qué le dirías a alguien que compra en un supermercado y te dice que no hay tanta diferencia?

Es que lo primero es saber cuales son los valores con los que él compra. Entonces ahí parte todo, porque cuando la gente pregunta por la calidad, la calidad de un tomate, ¿qué es? ¿que sea perfecto? ¿duro? la calidad para ti no es la calidad para mi. La calidad es todo lo que lleva el producto detrás , que eso en las grandes superficies cada vez lo tienen mas claro, y te ponen la foto del agricultor de donde traen la leche, pero…

- bueno, pero es una campaña…

sí, esto es un anuncio, es un lavadero, pero lo nuestro es real. 

- ¿y cuándo ves un puesto ecológico en un supermercado con un campesino disfrazado vendiendo como estuviera en una huerta?

Pues yo eso lo veo y a mi me duele en el alma, porque yo digo: “¿tu que te estás cachondeando de mi? porque a ver, dame las manos, que te vea yo los callos. Tú eres un actor”. Entonces que sepa la gente que está comprando eso, todo lo que hay detrás de un producto. Y todo no es el sabor. Yo te he demostrado que esto sí que tiene el sabor, que hay que cogerlo en su punto y todo eso, … pero no sólo es el sabor, yo también he sido agricultor convencional con mi padre hace 30 años, y también teníamos productos de calidad, y para diferenciar un tomate que también es local producido aquí de manera artesanal de uno ecológico, eso es… ¡ya hay que tener una boca de oro!…pero es que te estoy vendiendo una cosa también segura, te estoy vendiendo seguridad, confianza, porque yo a ti te puedo decir muchas cosas pero te digo “vente conmigo y te vienes allí con 40 grados y te lo enseño, aquí están los tomates y te lo puedes creer”.

Tomates Cristobal Hevilla
Photo by Lara Hernandez

Ademas yo te digo que manzanas traigo, pero no son mias, las manzanas no son mías, pero son de aquí al lado, de un agricultor, pero como ya hay tanto teatro y tanta mentira que a la gente le cuesta trabajo confiar en eso. Pero que no sólo te doy sabor; te doy sabiduría, te doy confianza, te doy calidad de un producto desde la perspectiva de todas esas cosas… que estamos cuidando el medioambiente, el paisaje, … todo eso, y si tú lo quieres valorar, lo valoras, y yo creo además que con la edad, toda la gente lo valora. Porque ademas yo lo sé, como enfermero, porque lo estudio y lo veo, porque yo llevo veintitantos años y he visto cómo una persona enferma por llevar malos hábitos, y trabajo para darle consejos dietéticos, y decirle: “¿tu quieres cambiar tu salud? lo primero que tienes que cambiar son tus hábitos”, que lo que modula más la salud no son las medicinas, lo que modula la salud son nuestros hábitos: lo que duermes, lo que te mueves, lo que comes, dónde vives, el aire que respiras,… eso es lo que modula más la salud.

No nos engañemos, aunque me duela a mí como profesional, pero eso hay que decirlo, y eso que tenemos un sistema sanitario bueno, público, como tenemos, pero eso no es lo que modela más la salud. Y la gente empieza a preocuparse cada vez mas por eso, y por eso estos cambios, porque la gente quiere comer mejor, y hay como una epidemia de salud, y todo el mundo quiere hacer deporte, y esto nosotros lo estamos ofreciendo desde hace no sé cuantos años, aunque no fuera moda, y ahí estaba … y la suerte que tenemos es que hay un mercadillo y un grupo de productores que te están poniendo en la mesa una cesta completa: te puedes comprar un queso bueno, te puedes comprar huevos de aquí, verdura, fruta, … ¿faltan cuatro cosas? Si, a lo mejor falta un arroz o un plátano de canarias…

Pero los tenéis, ¿no? ¿Y hacéis intercambios?

Sí, los traemos, en Málaga tenemos la suerte de que hay de todo, lo que no hay lo traemos y a veces hacemos intercambio de kiwis o naranjas con gente de Valencia o de Asturias,… pero yo intento contactar directamente con el agricultor, aunque en los plátanos no me queda mas remedio porque eso viene en un barco…. y al final es una gran almacén, aunque ecológico, que lo trae, y le compro a ese, pero todo lo que es de aquí… Almería, yo estoy trayendo uvas de Almería cuando se nos están acabando las de aquí, pero yo contacto directamente con el agricultor, me lo envía y yo le pago, que algunas veces intercambiamos alguna cosa, pues si, de las que tenemos más excedente, y a veces también tenemos producción de cosas que no podemos venderles a todos los mercadillos, yo que se a veces tenemos coles, o los tomates, que el tomate es así, que de repente nos encontramos con 2000 kgs de tomates, y por mucho que tu quieras, en una semana no puedes venderlos, así que por ejemplo tenemos una cooperativa que se ha creado que se llama “Cooperativa Guadalhorce”, en la que los productores que hay de la zona que tenemos producción mas grande de algo, pues se lleva allí, y también funciona como mayorista, o para mandar al norte algo que no tienen en el norte, que aquí de repente tengo “nosecuantasmil" coles, y se me están rajando porque están muy apretadas y están reventando y tengo que darles salida… a veces no se puede, a veces hay que picarlas y ya está, … en el campo si a algo aprendes es a resignarte con muchas historias, y si te cae no se que, o te cae una enfermedad, y dices los tomates se han ido al carajo… ¡pues ya está!… y tienes que aprender, y en el campo nunca se termina de aprender, porque como estás al aire libre, y en ecológico se están aprendiendo muchas cosas y se podrían aprender mas cosas si se invirtiera más… que se descubren muchas cosas que después tienen incluso aplicación en lo convencional, muchas cosas de asociaciones de cultivos, de la tierra, de la biota, de los alimentos de la tierra, todo eso se está aplicando en ecológico y se aplica en convencional, y, en fin, que esto no se para de aprender nuca: el campo es… ¡el que quiera aburrirse es porque quiere!, como dicen aquí “La huerta es que tiene muchas vueltas”….como decía mi padre “en el campo como en la vida hasta donde se llega sembrando se llega recogiendo”, y eso es verdad, donde tu quieras llegas, ahora , si no haces nada… no recoges nada, y con las personas y todo igual, si tu no te comprometes….

- … es una filosofía de vida.

Claro, ¡ si no yo no estaba aquí!… si yo gano más haciendo guardias. Aquí hay bastante filosofía,… y también nuestra empresa, la historia es que sea real, que hemos pasado ya muchas aventuras, y está bien pero yo quiero algo real, no una cosa super utópica, que yo he luchado en muchas cosas porque cambie el mundo pero tienes una empresa y tiene que funcionar, y hay gente trabajado y tienen que cobrar, que al final es como todas las empresas, a veces nos vemos ajustados, … que tenemos unas cuantas personas aquí trabajando con los pedidos y otras en el campo, a parte de nuestros hijos además.

Y mi hermano y yo que estamos en todo, y lo mismo estamos en el campo que en los mercadillos que haciendo videorecetas con Gloria, o en la radio haciendo no sé cuanto… soy un campesino “multifunción”… pero ahí estamos, ¡hasta que aguantemos!

- Con el excedente de tomates también hacéis la salsa, ¿no?

Claro, hay que aprovecharlo. Nos lo hace una pequeña conservara en Coín y otra en un pueblecito de Ronda, y todo en ecológico.y certificado.

- ¿Cómo funciona el certificado ecológico?

Pues hay una empresa que te certifica: Te visita y recoge datos y pasado un tiempo, que aquí son 3 años, te lo da, pero el primer año tu ya puedes vender como “en reconversión”, te puedes hacer un análisis, y a los 3 años te lo hacen obligatorio, y si da negativo ya te dan el certificado de que eres ecológico, y tienes que seguir anualmente renovándolo. No es que ya te vas… de hecho de vez en cuando vienen y te dicen que te van a coger una muestra, y te hacen visitas y no te puedes negar,… y las conserveras y el molino de aceite igual. No pueden mezclar aceites, o las harinas… todos tienen pruebas para ser ecológicos.

- ¿Y cómo lleváis el tema de los plásticos?

Quitamos lo máximo que podemos, y ya tenemos bolsitas de almidón, porque hay productos que no soportan el papel por la humedad. Y hay alguna bandejita que nos falta por quitar, porque hemos contactado con una empresa, pero hay que comprar millones de envases, así que estamos buscando, pero ahí estamos…

Cristobal Hevilla
Photo by Lara Hernandez

Ya llevamos bastante rato hablando cuando uno de los gatos se nos acerca y me roza la pierna… habrá olido que yo también tengo gatos… y la conversación cambia de tercio mientras los chicos que están preparando los pedidos le reclaman. Vamos andando hacia el porche repleto de vegetación y cajas con la mercancía para entregar en los puestos de recogida. Arranca un racimo de uvas diminutas y me dice que son marrones pero que no están malas y que es su color. Doy fe de que no están malas. 

Nos despedimos y entro en el coche saboreando las uvas con el último rayo del atardecer. 

Me viene a la cabeza que estoy en reserva y el tema del bikini, pero pongo “Shallow” y canto mientras sorteo la acequia.


Algunas recomendaciones de un ecoagricultor

Tu consumo puede cambiar el mundo: El poder de tus elecciones responsables, conscientes y críticas

Vivir sin plástico: Consejos, experiencias e ideas para darle un respiro al planeta

El huerto familiar ecológico

Compartir en