diastasis abdominal-

Cuerpo, Salud

Diástasis abdominal, un problema poco conocido

28 octubre 2021. 8:04 am

Publicado por


La diástasis afecta por igual a hombres y mujeres, siendo estas últimas las más afectadas por los embarazos. Hablamos con Rafael Vicetto para poner luz a este desconocido tema.

diastasis abdominal-

Hace unos días fui a visitar a Rafael, de FisioVicetto, para charlar sobre un tema en el que él es especialista: la diástasis abdominal. Pusimos sobre la mesa un tema del que apenas se habla y que tiene mucha importancia, ya que es un problema que sufren, especial, aunque no únicamente, las mujeres, y en el que comenzó a trabajar hace 7 años.

En aquel momento, su trabajo se centraba en mujeres que padecían vaginitis, incontinencia, dolores lumbares o problemas gástricos durante el postparto.

Comenzaba trabajando el diafragma, pero se dio cuenta de que había una separación de los rectos: lo que se llama diástasis, y a lo que no se le daba importancia, salvo a nivel estético, ya que es algo que antes se operaba en cirugía plástica, y que aún hoy se hace.

La diástasis abdominal, es un daño del tejido de la línea alba ( que todos tenemos y junta los rectos abdominales). Durante la gestación es fisiológico que esto suceda, y el 100% de las mujeres lo tienen debido a la expansión del útero durante la gestación, pudiendo influir diferentes causas: la calidad del colágeno, la movilidad abdominal, un embarazo muy voluminoso, o mucho líquido amniótico, así como un embarazo gemelar, que hace que se produzca una mayor distensión y, posteriormente, la recuperación sea más costosa o vaya más allá.

La línea tiene una tensión ( un colágeno), que se puede distender; durante la gestación puede llegar a unos 5-6 cm o más en algunos casos. Al final del embarazo se recupera poco a poco y necesita su tiempo. Es normal que, según pasa el tiempo, estos rectos abdominales vayan estando más fuertes, y a su vez, sentir una debilidad muy importante. Esta debilidad expone a los órganos internos a una no competencia abdominal. Es como una grieta en un muro que puede están más o menos dañada. En caso de que esté rota, podría incluso haber una hernia que pasara desapercibida. La hernia umbilical es la que más se ve.

A veces la diástasis es tan grande, que no se puede recuperar totalmente para que vuelva a ser funcional. En esto trabajan los fisioterapeutas: en que la pared abdominal sea funcional, de modo que al toser o estornudar el abdomen no se abombe. Los problemas de suelo pélvico, lumbares y digestivos, además, indican una pared abdominal no competente.

A Rafael le gusta hablar de los músculos que forman la pared abdominal. De ellos, el transverso es el más importante, especialmente para parir. Una buena activación del transverso comprime y abraza al bebé, lo que asegura que baje. Es el músculo flexor de tronco. Lo usamos para todo, excepto tumbados boca arriba. La línea central se tensa al hacer flexión, y a veces se abre y no permite que los rectos se junten. Es ahí donde existe una diástasis.

Hay mujeres y hombres que tienen diástasis, sin haber sido madres, por obesidad o demasiado ejercicio abdominal, y se puede ver una distancia entre rectos, o un abdomen competente pero dañado.

Hay que saber diferenciar qué diástasis es problemática y cuál no.  La diástasis influye en que las vísceras estén en su sitio ( vejiga, recto, útero…). Esto es vital, ya que si no están bien, se pueden producir prolapsos de vejiga, útero o recto. Muchas veces se produce también por estreñimiento, o haber realizado mucha hiperpresión y que ha dañado el abdomen. Esto no está pasando en mujeres muy mayores, sino en mujeres jóvenes que acaban de tener su primer hijo con un parto instrumental con problemas,…y esto es para toda la vida.

diastasis abdominal-
Foto: Sakurra

Rafael, de esto te quería preguntar: el parto instrumental, no sé si influye directamente en la diástasis pero sí en el suelo pélvico, ¿ verdad?

En el suelo pélvico sí, mucho. Puede influir en la diástasis por un exceso de presión en el abdomen. La maniobra de Kristeller, prohibida por la OMS, que aún se realiza en mucho hospitales. Existen formas de mejorar ese movimiento para que no sea tan perjudicial.

La episiotomía es un corte dirigido, para intentar evitar los desgarros ( que no es así) en dirección al recto, que puede producir, también, problemas de suelo pélvico. Está claro que no sólo es la episiotomía la que daña la zona, es más el equilibrio que se produce entre lumbar, abdominal y suelo pélvico. Porque se generan muchas tensiones.

En muchos casos se trabaja con abdominales y lo que hace es perjudicar por la presión que se genera en el suelo pélvico. Hay falta, también, de información y de explicar a las pacientes lo que está pasando, pues todo esto genera incontinencia, dolor lumbar y malas digestiones. Hay un problema por el que vienen siempre: “veo que tengo una tripa de cuatro meses”. Lo difícil es explicarles que eso es lo de menos. Sabemos que con el tratamiento mejoran, pero lo primero que les preocupa es cerrar el abdomen y que mejore el volumen. En la clínica tratamos de explicarles que si están con incontinencia, con dolor en las relaciones, lumbalgias repetidas, no importa cuánto te trates que vas a seguir mal. Lo importante es mejorar la calidad de vida es muy importante.

Un abdomen de tableta de chocolate no lo vas a tener si no tienes componente genético. Pero un abdomen funcional es muy importante porque va a cambiar mucho tu calidad de vida: no tener incontinencia, poder hacer ejercicio e incluso tener una nueva gestación. Si el abdomen no está funcional puede haber problemas incluso de implantación. 

Hablando del abdomen incompetente, ¿ puede costar más la implantación por no estar bien protegido el útero?

Justo, porque el útero puede estar caído. Si el útero está caído, que pasa muchas veces, y el cuello del útero presenta molestias en las relaciones, se apoya en la vejiga y produce presión. Es una vejiga que en cuanto se llena un poquito se tiene sensación de miccionar enorme, ese útero hay que reposicionarlo. Hay veces que se producen abortos de repetición sólo porque el útero no está en su sitio y no se puede producir una correcta implantación.

Todo influye mucho más de lo que creemos. El cambio de paradigma de explicar que hay que tener un abdomen sano, es la base del posparto

diastasis abdominal-
Foto: Tatiana Dyuvbanova

Todo influye mucho más de lo que creemos. El cambio de paradigma de explicar que hay que tener un abdomen sano, es la base del posparto. Después de dar a luz hay que cuidarse el periné, igual que cuidas a tu bebé. Es el nido donde volverás a gestar.

A veces es complicado porque las pacientes se quedan con la idea estética del abdomen. Sin darse cuenta de que la funcionalidad es lo importante. Con nuestro tratamiento lo que queremos es mejorar la funcionalidad, no cerrar el abdomen. Que al toser, el abdomen no se abombe ni se abra, que mejore la zona lumbar, el suelo pélvico… Es un todo que está relacionado. Buenas digestiones… hay gente que come guisantes y se le hincha el abdomen, debido a que, al tener esa distensión, permite, por inflamación intestinal, que aumente. Al  tratar bien la diástasis, desaparece.

Nosotros utilizamos una faja que lo que hace es aproximar los rectos. En sí las fajas están contraindicadas para el abdomen, pero cuando se hace un tratamiento específico para recuperar el abdomen lo primero que se necesita es que cicatrice esa línea central. Al cicatrizar esa línea se está produciendo aproximación. Ahí voy a mejorar.

Después hay que poner fuerte el abdomen sin hacer una sóla abdominal. Hay que entender que este ejercicio es hiperpresivo, ejerce mucha presión. Se puede poner un abdomen fuerte sin hacer abdominales. Es algo que intentamos explicar incluso a madres con peques de 11 años, con estreñimiento, con problemas de espalda… son peques que en cada clase de gimnasia pueden estar haciendo 50-60 abdominales y las hacen fatal. Y eso les daña.

Es que hacer una abdominal no es sencillo…

No. Porque intentas hacer un movimiento de alta velocidad sin control y sin sentido. Si haces ese movimiento controlado, lentamente, activando el transverso y elevando poco, obtienes mucho mayor beneficio sin obtener ningún perjuicio. Es como cuando intentas levantar 5 kg lentamente y controlado, o rápido y descontrolado: te puede dar fácilmente una cervicalgia. Porque el movimiento que se hace es importante.

Los rectos se utilizan hasta para lavarse los dientes. Si a cualquier movimiento le ponemos una activación previa de los rectos y conciencia corporal, mucho mejor. A una madre no le puedes decir que no coja a su bebé cuando se ha caído al suelo, pero sí le puedes explicar cómo hacerlo para que no se haga daño. Son esas actividades del día a día las claves para recuperar el abdomen. Porque el abdomen es muy importante, mucho más de lo que nos creemos, y está implicado en todo.

Si a cualquier movimiento le ponemos una activación previa de los rectos y conciencia corporal, mucho mejor

Puede ser un simple cambio en los movimientos. Si te tienes que doblar, primero activar el transverso, llevar el ombligo hacia la espalda y hacia arriba, para que el abdomen esté mucho más competente.

A donde quiero llegar es a al movimiento que me facilita tonificar y que a su vez no es perjudicial para la salud.

¿ Y si cambiamos abdominales por hipopresivos?

El hipopresivo es un método que se diseñó por Marcel Caufriez, y que he utilizado y utilizo muchísimo. El hipopresivo es una gran indicación para el suelo pélvico, se trabaja en una aspiración diafragmática con apertura costal. Por detrás también tiene una implicación a nivel de realización muy compleja: se trabaja en apnea, con una postura definida que vemos que muchas veces no es lo mejor para la diástasis, porque se abre la diástasis. Además me gustaría analizar que el hipopresivo no es fisiológico ni natural, nadie va en apnea por la vida. Me gusta por ser una buena técnica pero creo que tampoco es la panacea.

Tiene grandes beneficios pero hay que saber cuándo usarlos. Me encantan cuando hay problemas de suelo pélvico porque cambia mucho todo. Al igual que hay técnicas como el “tronco propioceptivo“. Al subirte encima reorganizas tu postura. Va muy bien para el suelo pélvico porque al obligarte a mantener una buena postura, esa reprogramación de postura es más fisiológica que los hipopresivos. El hipopresivo sí, pero es muy forzado, me va muy bien para temas de suelo pélvico ( prolapsos, incontinencia, estreñimiento…). Pero para temas de diástasis, abre la línea alba. Hay que saber no que hay un ejercicio perfecto. Lo mejor es ver con una ecografía qué ejercicio no abre la línea alba, o valorando que la pared abdominal es competente y no se abomba hacia afuera.

También hay que saber que, en ocasiones, existe una afectación de la pared abdominal y necesitamos un equipo multidisciplinar de cirujanos, nutricionistas… y ser muy conscientes de las limitaciones de cada uno y de cómo beneficiarnos.

Al hablar de diástasis se abre una caja de Pandora que nos muestra muchas cosas que están relacionadas y que si cuidamos el abdomen, mejoramos todo nuestro cuerpo.

El cuidado del abdomen tiene un componente estético, pero para mí lo más importante es la funcionalidad.

Desgraciadamente, ahora mismo, ninguna entidad sanitaria considera la diástasis un problema de salud. En congresos con médicos y cirujanos la mayoría no lo ve así. No ven que haya problema, a no ser que haya una diástasis muy importante que ponga en riesgo la salud de la mujer. Pero una diástasis de 4 cm puede estar dando muchos problemas.

¿ Cómo sabes que no se te ha recuperado la diástasis? ...porque puede ser que no tengas ninguno de estos síntomas.

Normalmente la valoración depende de cúando haga cada paciente nuestro tratamiento: hay mujeres que lo hacen a los dos meses, otras que esperan un poco más y otras que esperan menos porque conocen nuestros tratamientos. Lo que hay que saber es que la distancia es importante y que hacer una valoración con ecógrafo es importante. De ahí se pueden empezar a ver qué ejercicios se pueden o no hacer. Lo que hay que tener en cuenta es que todas las mujeres tienen que recuperar su cuerpo. TODAS. Hay algunas que son más agradecidas, que puede ser por componente genético, si previo al embarazo ibas al gimnasio, alimentación cuidada, estrés…

Otra cosa es la ventana de tiempo que necesites, lo normal es que con 6 meses esté recuperado, hay mujeres que necesitan menos tiempo y otras necesitan más. También ahí interviene el factor del colágeno y la elastina. Hay mujeres que han tenido 5 bebés que no han hecho ninguna estría y otras que con un embarazo y han tenido una rotura masiva de colágeno y muchas estrías; entonces hay un componente genético que no podemos controlar… es muy difícil. Hay que saber que, por mucho que nos cuidemos, hay algo que no podemos modificar.

También es muy importante, en esa valoración después del parto, cómo ha sido el parto, porque dependiendo de cómo haya sido el parto la balanza irá hacia un lado o hacia otro. Cómo va a ser tu posparto, no obsesionarte por recuperarte físicamente porque igual es necesario primero recuperarte emocionalmente, organizar tu estructura, casa, tu hijo, tu conexión, sanar posibles problemas que hayas tenido en el parto, sanar tu día a día, conectar con tu hijo y saber que vas a necesitar un tiempo. Las prisas no son buenas. Y en esto mucho peor. Y hay muchas madres que quieren cambiar de la noche a la mañana y se ponen a hacer abdominales.

– Recuerdo a las matronas con las que hice mi primera preparación al parto, que siempre decían que, como mínimo, hasta los cuarto meses no dar ni un salto ni hacer esfuerzos, precisamente por el tema del suelo pélvico. Como venimos diciendo, lo primero sería hacerse una revisión de cómo está el suelo pélvico para saber por dónde empezar, ¿ verdad?…porque el “problema” es que al no verse como un problema médico, no se le presta atención.

Correcto, como no se están saliendo las tripas,…pero está afectando al suelo pélvico, está afectando a las lumbares por desequilibrio visceral. Y la respuesta es: no, el que tiene problemas lumbares, tiene problemas lumbares. Lo importante es entender el cuerpo como un todo, es el primer paso para saber que hay cosas que hay que cambiar.

Lo importante es entender el cuerpo como un todo, es el primer paso para saber que hay cosas que hay que cambiar

diastasis abdominal-
Foto: Drazen_

Hay que escuchar el cuerpo. Hay mujeres que a los cuarenta días están corriendo y otras que necesitan dos años para empezar a correr.

Entonces, cada persona es distinta y lo mismo que a unas mujeres les van muy bien las bolas chinas, otras no las van a poder usar porque van a ser contraproducentes para ellas, hasta que no se recuperen bien.

Individualizar es el gran paso y valorar cómo está el cuerpo y si hay una serie de síntomas, analizarlos, tratarlos para mejorar la calidad de vida. No se puede empezar viendo unos vídeos de Youtube de hipopresivos y ponerte a hacerlos.

– ¿ Igual que los ejercicios de Kegel? Que todo el mundo los hace y no a todo el mundo le tienen porqué ir bien.

Es que te puedes encontrar que después de un posparto tienes una hipertonía y los ejercicios de Kegel son buenos cuando tienes una debilidad, igual que las bolas chinas. Entonces hay que saber.

Si te colocas unas bolas chinas y tienes una debilidad, tú puedes tenerlas, pero si das un salto, ¿ adónde van la bolas? …Kegel igual.

¿ Si tienes una hipertonía?  ¿ y si tienes todo muy fuerte, para qué seguir fortaleciendo? Lo primero, muchas veces es trabajar con un biofeedback, que es un elemento que nos dice cómo estás contrayendo y relajando y saber qué es bueno.

Me gusta este ejemplo porque los Kegel son buenos pero no son la panacea, no es lo mejor del mundo. Entonces valoremos todo en su justa medida, porque eso es lo importante.

Volvemos, entonces a lo mismo: individualizar en cada persona, porque no a todos nos funciona de la misma manera. Muchas veces vemos a las famosas y pensamos que si a esa persona le sirve a nosotros también.

Efectivamente. Pero estamos en una Sociedad en la que la gente se fía mucho más de una persona que no está profesionalmente capacitada para ello, te fías de lo que estás leyendo, te comparas, sobre todo, con lo que te rodea y no te das cuenta de que tu situación es completamente distinta a la de la otra persona. Por eso es tan importante el cuidado de la salud en el postparto : igual que es importante la salud mental, lo es el cuidado físico, porque cuerpo y mente están unidos. La mujer después de dar a luz se tiene que preparar para ello.

Igual que es importante la salud mental, lo es el cuidado físico, porque cuerpo y mente están unidos

diastasis abdominal-
Foto: Fisioterapia Vicetto

Es que se nos olvida.

Sí, porque cuando tienes a tu hij@ en brazos todo pasa a segundo plano.

¡ Eso está claro! Pero incluso no teniendo a tu bebé, se nos olvida que cuerpo y mente son uno.

¡ Total! También estamos en una sociedad que es una centrifugadora. En ciudades como Madrid, se ha perdido la esencia de cuidar en tribu que es tan importante, del cuidado en general, de dar tiempo para el postparto, que ha habido un cambio muy importante en tu vida en todos los sentidos y dar tiempo para que haya un cambio interno que necesita una adaptación. Si no te das tiempo para ese cambio, ese cambio va a poder en ti. Una lesión en el abdomen puede traer problemas en el futuro y problemas graves.

– Antes has hablado de las mujeres que han tenido 5 hij@s, ¿ puede ser que a medida que vas teniendo embarazos, tu faja abdominal vaya cambiando, aunque parezca que estás bien?

Va sumando, normalmente. Un ejemplo claro es cuando en un segundo embarazo a los dos o tres meses tienes una tripa de cinco. Eso indica que había una distensión previa. O que en tu tercera gestación empieces con problemas de suelo pélvico o problemas lumbares. Pero es lo normal, ya que las mujeres, la mayoría de las veces no han tenido una buena recuperación.

También te digo que tengo pacientes que han tenido cinco hij@s y están perfectas. Todo depende de cada mujer. Lo que está claro es que el abdomen después de dar a luz necesita una recuperación, necesita ser escuchado y necesita cuidarse, alimentarse bien, higiene mental, ejercicios que hay que hacer bien, saber cuáles no puedes hacer…

¿ Puede influir también en hemorroides?

Cuando hay un proceso de estreñimiento, muchas veces es porque las estructuras pélvicas no están bien organizadas, entonces muchas veces las pautas que nosotros instauramos son hábitos a la hora de evacuar, al igual que la alimentación. Vamos a intentar cambiar una serie de cosas. Algo tan sencillo como poner una banqueta para levantar las rodillas y que el recto y el elevador del ano esté relajado va a hacer que evacues mejor. Por eso se va tan bien en cuclillas. Hay mucha conexión entre digestiones y lumbares. Y mucho problema de lumbar con diástasis que no se pasan ni con osteopatía, ni con punciones, ni con técnicas miofasciales.

Mejoras el abdomen y mejora la lumbar, que es lo importante, porque es tu vida. Arrastrar un dolor durante meses, condiciona. 

Hablando de lumbares, ¿ puede ser que si tienes una faja abdominal muy fuerte tengas hiperlordosis?

No tiene porqué. Puedes tener unas buenas abdominales y tener también hiperlordosis y estar completamente compensada.

La hiperlordosis es un aumento de esa curvatura que es más fisiológico en la mujer, por el tipo de pelvis que tiene, pero no tiene porqué. La mayoría de este tipo de problemas suele ser por compresiones a nivel de profusiones, que pueden ser por mala práctica deportiva y haber lesionado la parte posterior, pero no tiene porqué. Lo que sí tiene es relación a nivel de suelo pélvico cuando hace mucha hiperpresión.

Recordemos que es importante activar el músculo transverso, para recuperar la postura. No se trata sólo de activar el transverso, también elongar.

Hay  mucho de lo que hablar, porque es un problema muy poco conocido y tratado, por eso, espero poder hacer muchas otras entrevistas a Rafael para hablar de cómo cuidarnos y cómo cuidar nuestro cuerpo como un todo no como piezas independientes.

Me quedo con dos frases que me parecen muy importantes:

“El cuerpo se debe ver, escuchar como un todo”.

“Somos cuerpo, mente y espíritu: todo uno”.

Somos cuerpo, mente y espíritu: todo uno

Rafael Vicetto

Muchas gracias Rafael por esta entrevista y por el rato tan agradable que pasamos. Nos vemos pronto. 

Podéis contactar con Rafael Vicetto desde aquí


Si te ha gustado esta entrevista sobre diástasis abdominal, te recomendamos:

Compartir en