Viajeros en Tránsito
La puerta sin llave

crecimiento espiritual, Crecimiento personal, Esoterismo, parapsicología, Psicología

La muerte: ¿fin o principio?

14 noviembre 2020. 8:00 am

Publicado por


Hablamos de lo que consideramos el final de la vida con la Dra. Mª Isabel Heraso, autora de “Viajeros en Tránsito”

 Siempre he envidiado a los creyentes y a todas aquellas personas que viven tan tranquilas, sin preocuparse por la muerte, ya que es un tema que me ha obsesionado, en plan Woody Allen, pero sin que sirviera para ninguna genialidad.

Creo que por eso no he cesado en la búsqueda de respuestas: esotéricas, religiosas o espirituales…y, como bien dice Isabel Heraso, “quien busca encuentra”, así que desde hace unos años, gracias a varias lecturas, entre las que se encuentra su libro “Viajeros en tránsito” y quién sabe a qué más razones misteriosas, he conseguido pasar del pánico a la tímida aceptación. 

Por supuesto, no soy la única a la que el famoso libro de la Dra. Isabel Heraso ha acabado de convencer; su sorprendente historia, una de esas reconversiones desde el dogma científico a la fe, unido a la forma sencilla y ágil de contarlo, ha conseguido vender más de 40.000 ejemplares aún antes de que lo adquiriera la Editorial Planeta ( donde ya va por la octava edición) y situar a su autora entre las 500 mujeres más influyentes de España por la revista “Yo Dona” durante 5 años consecutivos. 

Pero la Dra. Heraso, a diferencia de otras personas que sufren un despertar similar, y además rebasan la edad de jubilación (eso sí…sin parecerlo), no ha abandonado el mundo científico ni terrenal, y sigue dirigiendo la Unidad del Dolor del Hospital San Francisco de Asís, desde donde ayuda a cientos de personas con la pasión de quien ama su profesión, y donde me cita para realizar la entrevista. 

Viajeros en Tránsito

Por esas cosas del destino, la cosa se me empieza a complicar, y me ofrece amablemente posponer nuestro encuentro y quedar más tranquilamente en su casa, para contar con más tiempo.

Lo aprovecho para leerme su segundo libro y, algo por encima, otros dos sobre otros temas, y me presento, expectante y sin un plan concreto, en su casa de las afueras de Madrid, uno de esos primeros días de frío otoñal. 

Lo de no tener plan concreto sobre el formato de la entrevista, me hace invadir el salón con los “por si acasos” que al final casi no uso, ya que a los 5 minutos de estar allí me doy cuenta de que voy a encontrar mucho más de lo que busco, y que mejor me entrego y escucho.

Casi 4 horas más tarde salgo con una grabación en el iPhone y esa sensación de que cuanto más sabes, más te das cuenta de lo que te queda por aprender.

Después de una semana de darle vueltas y vueltas al material, le propongo dividirlo en tres artículos: uno por cada libro de la trilogía “Viajeros en Transito”. Ah, vale…es que aún no había hablado del tercer libro, publicado en plena pandemia… ( aunque, sorprendentemente, escrito durante el verano de 2019) pero mejor lo dejamos por ahora. Todo a su tiempo.

Isabel Heraso

1.

“Viajeros en Tránsito” Una perspectiva diferente de la muerte. Un regalo para disfrutar de la vida.

- Bueno Isabel, vamos a empezar por el principio ( le digo sin convicción, ya que llevamos un buen rato hablando de temas que me tienen totalmente encandilada ) …lo primero es que eres médico y diriges la Unidad del dolor en el Hospital San Francisco de Asís ¿ verdad ?

Si soy médico, antes era enfermera, y vengo de un mundo totalmente científico, en el que lo que sabemos, es lo que hemos podido demostrar. 

vengo de un mundo totalmente científico, en el que lo que sabemos, es lo que hemos podido demostrar

- En tu primer libro, “Viajeros en Tránsito”, cuentas cómo tuviste una experiencia cercana a la muerte, y ahora me acabas de decir que tuviste una segunda hace poco…

Sí, hace muy poco. El año pasado…

- Supongo que la diferencia entre ambas es que, cuando tuviste la primera, a tus cuarenta y siete años, y es cuando publicaste este libro, te cambió un poco la percepción, o más bien te cambió del todo, ¿no?

Me cambió todo. Hasta el punto de que a mí me hicieron una entrevista antes de tener la peritonitis, que fue la causa de la enfermedad. Y en la entrevista me preguntaron ¿ Usted cree que hay algo después de la muerte? Y mi contestación terrible fue: “sí, una cajita de pino donde por fin voy a poder descansar” 

Viajeros en Tránsito
Foto: joruba

- Jaja, ¿en serio?

Sí, y me quedé tan ancha. Sí, sí, sí. Desde arriba me pegaron un martillazo, y dijeron : “te vas a enterar” 

- ¿Tenías alguna creencia religiosa? 

 Pues yo fui educada en colegio de monjas, soy de familia religiosa, tengo cinco tías monjas, un tío sacerdote …Y hacía voto de castidad a los doce años. O sea que hasta el cuello…

- Así que te diste la vuelta, como un “flippityflop”!

Sí, pero eso es lo que a mi me obligaron y me hicieron hacer, pero yo era muy rebelde; de hecho, me echaron del colegio. 

- Ah sí, lo cuentas en el libro…

he tenido flashes de pequeña que, aunque no entendía nada, ahora veo que han sido fundamentales en mi vida

A mí me echaron del colegio, igual que me han echado de todos o casi todos los trabajos que he tenido, porque yo soy una persona muy ética y no me caso con nadie. Yo he tenido flashes de pequeña que, aunque no entendía nada, ahora veo que han sido fundamentales en mi vida; pero ya te digo que fui una niña muy difícil, y lo que quería era crecer para independizarme y hacer lo que tenia que hacer, así que yo ya desde pequeña tenía mi criterio para todo.  

- Bueno, eres Leo, ascendente Leo, me has dicho…

Soy Leo, Ascendente Leo, aunque yo me casé en mi primer matrimonio con todas las de la ley de la época, hice un año de hogar, corte, confección, cocina, economía doméstica, ..

- Jaja, lo intestaste, ¿no?

Sí, y me casé para ser la mujer fuerte del evangelio que aupara al marido, y claro, cuando a los 10 años descubrí que todo eso era mentira, pues me divorcié, y dijé : “Pero qué tontería, yo voy a estudiar la carrera de medicina”, porque entonces era enfermera, “y tirar para adelante yo sola”. 

- ¿Y en qué momento estabas cuando te ocurrió esa primera experiencia?

Pues estaba en un momento en el que estaba casada por segunda vez y acababa de terminar la carrera de Medicina y estaba pensando. Yo tenía 39 años, porque la carrera la empecé a los 32, trabajando, con dos niñas y estudiando por las noches…y yo estaba pensando, sobre todo cuando hice el MIR, que no tenía el cerebro y las neuronas de estos críos jóvenes y que a mí me iba a ser muy difícil salir para adelante. Y además yo quería ser anestesista de trasplantes, que era muy emocionante. Yo siempre en la vida he buscado emociones y a mí al hacer el MIR, al jefe de la unidad del dolor, como yo era enfermera, le llamaba la atención lo bien que pinchaba y entonces me dijo “tú para bloqueos nerviosos, tú a la unidad del dolor”. Yo decía “pues vaya rollo la unidad del dolor pudiendo hacer trasplantes”. Y entonces me convenció, para la unidad del dolor. Él me convenció diciéndome “te voy a dar una cosa que no vas a poder rechazar. Te voy a mandar como residente de referencia español a todas las unidades del dolor importantes del mundo”.

- ¿ Y aceptaste?

Pues era un caramelito, y luego pensé también que como era mayor, y acababa de terminar la carrera, y a lo mejor no sabía tanto, pues en el país de los ciegos el tuerto es el rey …y como ahora están empezando las unidades de dolor, pues me voy a una unidad del dolor…pero no estaba nada en la espiritualidad,.. y ahora ha resultado que la unidad del dolor que yo dirijo sirve para abrir conciencias.

Viajeros en Tránsito
Foto: 1001Love

si yo arreglo el subconsciente de las personas estoy arreglando el subconsciente de la humanidad

- ¿Cómo abres conciencias ?

Yo quito el dolor, y lo quito científicamente, porque yo hago bloqueos nerviosos. Pero no estoy sola: me ayudan los de arriba. Pero abro la conciencia a esa persona porque después le doy un libro y después le digo que vamos a hacer el “auto-psicoanálisis”; vamos a arreglar toda su vida, arreglamos todo el subconsciente de la persona, porque yo sé, porque ya me lo han dicho, que si yo arreglo el subconsciente de las personas estoy arreglando el subconsciente de la humanidad, y yo ya tengo un fichero de 2000 pacientes, así que ya he arreglado por lo menos 2000 subconscientes…

- Y entonces eso se te presentó ahí: en ese momento en que tenías esa tentación y te diste cuenta de que esa iba a ser el fin para un medio mucho más grande…

Sí, y lo ha sido poco a poco. 

- Aunque en el libro cuentas lo de la peritonitis por la que estuviste tan grave, para los que no lo hayan leído ¿ nos lo puedes contar un poco resumido?

Sí. Yo en aquella época empecé en la Unidad del Dolor con cuidados paliativos, y entonces estaba muy cerca de las personas que estaban haciendo el tránsito, y digo tránsito y no muerte, porque morir no morimos: cambiamos de estado. Y entonces empecé a darme cuenta de que el tránsito se hace antes de marcharse, que yo estaba en la cabecera del enfermo. Entonces eso que llaman “la mejoría de la muerte”, pues eso es el tránsito.

empecé a darme cuenta de que el tránsito se hace antes de marcharse

- ¿Es que ya se está yendo?

No, que se está yendo no, que se ha ido, se ha ido al otro lado. Y en el otro lado ha negociado y ha hablado y ha decidido si se va o no se va. Y si ha decidido que se va y que es su momento, vuelve: Es como si un ordenador ya lo desenchufaran y continúa solo con la batería. Vuelve y dura un día, dos días… y luego ya tiene una parada cardíaca. Pero yo he hecho el tránsito con algunas personas, he ido con ellos al otro a hacer el tránsito

- ¿Pero cómo?

Ah, pues astralmente

- ¿Y nos puedes contar que es el astral ? ¿Cómo podemos ir?

tuve la experiencia de muerte y dije: “esto no puede ser”, y tuve un año con muchas alteraciones

Mira, yo me he metido en todo y he hecho todo tipo de cursos e investigación….y lo hice por una razón: Era médico,…y de repente tuve la experiencia de muerte y dije: “esto no puede ser”, y tuve un año con muchas alteraciones, y yo que era tan científica…pues hasta que no ha pasado no puedes decir: “esto no es normal”, y entonces ya decido hacer una investigación que me duró diez años sobre la espiritualidad y sobre todas estas cosas. Y nos juntamos unas cuantas amigas, tres amigas que estábamos en búsqueda y viajamos, fuimos a canalizadores, aprendimos hebreo, tradujimos la Biblia, hicimos Kábala. Bueno, fueron diez años dedicados al estudio del más allá y de todas estas cosas, traduciendo las escrituras cuneiformes,  con Sitchin y traíamos gente de fuera pagada para que nos dieran clases y nos hiciera cosas y hacer canalizaciones y de todo,…

- ¡ Qué maravilla…!

Sí, hicimos de todo…una cosa parecida a lo de Shirley MacLaine, y entonces ya, a los 10 años dije: “Pues va a ser que es verdad!, va a ser que es verdad que he tenido una experiencia de muerte, que he estado al otro lado, que existe todo esto, porque hasta entonces yo…

Viajeros en Tránsito
Foto: kieferpix

- ¿ Necesitaste 10 años y todos esos estudios para poder admitirlo? 

de todas formas yo no he quitado el pie de la Ciencia: tengo una pierna en la parte científica y otra pierna en la parte espiritual

Sí, para admitirlo, y de todas formas yo no he quitado el pie de la Ciencia: tengo una pierna en la parte científica y otra pierna en la parte espiritual. Hasta tal punto que si yo estoy haciendo un bloqueo nervioso en una médula y de repente se me altera la conciencia y yo lo que veo que le estoy poniendo es oro, me paro, y digo: “un momento, yo soy médico y estoy haciendo un bloqueo nervioso en una médula y lo que yo tengo que poner es transparente, y si no es transparente no lo pongo, así que tonterías las mínimas…” e inmediatamente se vuelve transparente y yo lo pongo. Y por ejemplo sé que, igual que Pachita, una mexicana que operaba con un cuchillo, que yo podría hacerlo con agujas aunque no estuvieran estériles, …pero no.  Yo hago todo como médico cien por cien. Y si veo algo raro que no es cien por cien científico, yo me freno. O sea que incluso yo he hecho el trato de no tener videncias para no distraerme. Si a mí me tienen que decir algo, que me lo pongan en la cabeza por intuición. Entonces yo me pongo a hablar, canalizo y sé las cosas por intuición, y muchas veces yo le estoy diciendo cosas al enfermo y cuando se las estoy diciendo me estoy enterando yo, pero por intuición, porque no quiero cosas muy raras…

- Vale, y lo del tema del “astral”, ¿Que es exactamente ? …para neófitos

Pues te diré que yo, que no tenía ni idea, hice un curso, el curso de Robert Monroe, Hemi-Sync.

- No sé cual es…es me falta, jaja, que yo también soy muy fan de los cursos, pero no me da la vida…

Pues ese lo tienes que hacer, aunque es en Estados Unidos , pero vinieron aquí a hacerlo, y Robert Monroe lo que hace es que te disocia los 2 hemisferios con ciertas músicas, y te van entrenando y divide el astral como en una cuadrícula, y tú tienes el nivel 10, el 11, el 12….vas con los niveles, y a partir del 20 estás casi fuera, y en el nivel 27 estás al otro lado. Y entonces hacíamos viajes astrales en grupo. El curso te diré que yo lo dejé a la mitad, porque estaba más para allá que para acá, y me dije: “yo no me puedo salir de la Ciencia”, y entonces lo dejé y la segunda parte la hice al año siguiente, porque era demasiado volar…y cuando hacíamos viajes y apuntábamos lo que veíamos y hacíamos, luego cuadraba absolutamente todo…así que no era una cosa que nos habíamos inventado. Es que yo soy bastante científica, y todo lo espiritual lo tengo que saber.

- Claro, así que en ese momento todo eso te hizo descubrir tu misión, ¿no?

la misión que descubrí fue abrir conciencias, y luego crear la Fundación Internacional del Dolor

Sí, la misión que descubrí fue abrir conciencias, y luego crear la Fundación Internacional del Dolor, que me la dictaron totalmente. Todas las noches en aquella época me despertaban a las 3 de la mañana y tenía que escribir, y me molestaba tanto, porque tenia sueño …pero no me podía dormir hasta que no escribiera.

- Vale, ¿ así que es eso…cuando te despiertas a mitad de la noche con una idea y no te puedes dormir hasta que no lo escribes?

Claro,…y sobre todo a las 3 de la mañana. Y lo que hice fue tener debajo de la cama un cuaderno y un boli, y cuando me despertaba, sin luz y sin nada, escribía y no sabia ni lo que había escrito. Y a la mañana siguiente pues yo lo leía…y en esa situación escribí como 40 cuadernos, y lo llevé todo a un grafólogo, porque no era mi letra, y pensé que sería escritura automática, y el grafólogo lo estudió y me dijo: Eres tú, pero en estado alterado de conciencia, y es tu Yo Superior el que ha escrito .

- ¿ Entonces no era canalizado?

No,  no es algo que te estén diciendo y tú lo vayas recogiendo, es mi Yo Superior.

- Hablando de este tema, tú nombras en tu libro a Alan Kardek, que es uno de los fundadores del espiritismo, y yo he leído algún libro de él, y me dio miedo, porque te advierte de que se puede meter cualquier espíritu a “dictarte” cosas, a tomarte el pelo, o cosas perores…¿Y cómo puedes evitarlo ?

Claro, se te puede meter cualquier ser del bajo astral, cualquier parásito…pero se nota mucho. 

- ¿Y cómo lo notas ?

Pues porque no soy yo, pero por ejemplo, cuando empiezo a meditar, lo primero que hago es un decreto, y eso lo cuento en el último libro, el tercero de “Viajeros en Tránsito”.

Viajeros en Tránsito
Foto: bestdesigns

- Es verdad, ufff,…vamos a dejar eso para luego, que nos hemos ido del primer libro al tercero, y ya estamos perdidos: lo del primer libro queda como superadísimo, pero retomemos un poco …

el primer libro es un manual de cómo se hace el tránsito; qué es lo que le está pasando a una persona cuando se dice que se está muriendo

Jaja, vale, retomo: el primer libro es un manual de cómo se hace el tránsito; qué es lo que le está pasando a una persona cuando se dice que se está muriendo, que es cuando hace el tránsito y se va al otro lado. Todas las fases que pasa. Y resulta que son muy agradables, son muy agradables. Lo que pasa es que los que los ven desde fuera suelen ser familiares, con mucha angustia de perder a esa persona, y lo están viendo todo terrible., pero el que está, el protagonista, no lo está pasando tan mal. Está en contacto con seres del astral, va y viene y cuando ya fallece del todo, pues la sensación que vive es como cuando tú te tumbas la siesta delante de la tele, vas a dormirte, y la vas oyendo cada vez más lejana y te está dando un gustito que te estás durmiendo y ya no la oyes: esa es la sensación de irte para el otro lado.

O sea que es muy agradable. Entonces dejo muy claro en “Viajeros en tránsito” que irse al otro lado no es desagradable y que además la muerte no existe, porque no se ha muerto. 

- O sea, que la muerte es un tránsito,…

Sí, es un tránsito y es un tránsito que no es desagradable.

Gracias Isabel. Con eso nos quedamos…por ahora. 


Si te ha gustado esta entrevista sobre la muerte con la autora de “Viajeros en tránsito”, te recomendamos:

La muerte: ¿fin o principio? 1

Viajeros en tránsito

Viajeros en Tránsito

2º parte de viajeros en tránsito

Viajeros en Tránsito

Cómo nos poseen familiares, amigos, el entorno y/o los seres del Astral

Compartir en